Para que tus plantas crezcan adecuadamente, a continuación, te diré qué tipo de material de macetas elegir. Las raíces no solamente sostienen al vegetal en la tierra, sino también suelen obtener su alimento de allí. La tierra les proporciona a tus plantas gran parte de lo necesario para vivir, es decir, comodidad y comida. Si tu planta creciera en recipientes y no en el jardín, lo primero que debes hacer es preparar la maceta. Hay una gran variedad en el mercado de diferentes formas, materiales, tamaños y colores.

material de macetas

Quizás también te pueda interesar: Plantas que pueden estar en maceta

Que material de macetas me conviene más

  • Plástico: puedes encontrar macetas de plástico reforzado semiflexible que cuentan con un borde de refuerzo hacia fuera como, así también, aquellas de plástico reforzado con fibra de vidrio. Una de las grandes ventajas del plástico es que se trata de un material no poroso, por lo que es perfecto para zonas de mucho sol, porque de esta forma se evita la pérdida de humedad. Sin embargo, a pesar de ser livianas y económicas, su falta de porosidad no es recomendable en situaciones de humedad y sombra en exceso. Además, se deforman con el tiempo.
  • Barro: son perfectas para situaciones de sombra y media sombra. Además, su color rojizo combina a la perfección con los matices verdes de las hojas de las plantas. Por ser un material poroso, permite eliminar los excesos de humedad. Sin embargo son mucho más caras que las macetas de plástico y están expuestas a rajaduras. Además, no poseen orificios en la base, por lo que hacerlos es un proceso bastante complicado.
  • Cemento: este material de maceta posee mucha vida útil. Asimismo, son económicas e impermeables, pero la desventaja es que son muy pesadas.
  • Fibrocemento: cuentan con una gran capacidad y son muy livianas, pero el fibrocemento es tóxico.
  • Metal: no se aconseja porque se oxida y se recalienta con el sol.
  • Piedra: posee los mismos atributos del cemento.
  • Cerámica: a pesar de ser muy vistosas, no son recomendables porque son costosas y bien esmaltadas por dentro, lo que complica la adherencia de las raíces.
  • Mimbre: es económico, pero tiene muy poca vida útil.
  • Madera: posee prácticamente las mismas propiedades que las macetas de barro, pero es fundamental quemar el fondo para obtener así una capa de carbón que actúe como aislante de los bichos. Pinta las macetas para que no se deterioren y realízales muchos agujeros para que tenga un buen drenaje.

Te recomendamos leer: El uso de grava en las macetas

¿Qué te ha parecido este post sobre las ventajas y desventajas de cada material de macetas? ¿Cuál elegirás para tus plantas? Deja tus comentarios.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta