Cuando empezamos con la jardinería, quizás existan términos que suelen sacarnos de la jugada. Pero no te preocupes más que de a poco vamos a darle batalla a cada uno para poder ir a la segura. Así que ahora toca hablar sobre el mulching y sus grandes beneficios para los espacios verdes.

Mulching jardín

Quizás también te puede interesar: Sustratos caseros para cada tipo de planta

Qué es el mulching

El mulching no es otra cosa que cubrir el suelo al pie de tus plantas con heno compuesto con distintos materiales de origen orgánico, mineral y natural. Esta técnica se puede aplicar en cualquier parte del jardín, siempre y cuando se respeten ciertas reglas para una mayor eficacia.

Cómo elegir el mulching

Se puede diferenciar dos categorías de mulching: mineral y orgánico. Estos tipos incluyen a su distintas variedades, por lo que habría que ver cual es la que mejor se adapta al tipo de planta y suelo. Además, cabe mencionar que no es biodegradable y su uso se recomienda en plantas de climas cálidos y secos.

Mulching mineral

Dentro de las variedades de mantillos minerales se encuentra la grava, el azulejo triturado y las piedras planas. Pero el más utilizado es la puzolana (roca volcánica rica en silíceo, la cual tiene una estructura alveolar que funciona como un aislante térmico sólido).

Mulching orgánico

Este tipo de mulching tiene propiedades fertilizante al descomponerse y se transforma en humus. Este a su vez se divide en dos categoría, según el tiempo de descomposición.

Mantillo de larga duración

Este se recomienda en cultivos sostenibles que precisen de poca renovación como plantas, árboles y arbustos. Así que este no es apto para mulching dirigido a huerto.

Conos de pino: es excelente para plantas ácidas.

Astillas de madera: provee protección por largos períodos y es necesario proporcionar un fertilizante rico en nitrógeno antes de extenderse.

Arbustos triturados pre-compuestos: transforma los desechos en mulching, pero deshazte de los recortes de coníferas para evitar generar ácido al suelo.

Mantillo de corta duración

Este mantillo es apto para cualquier tipo de hortícola y cultivos de ciclos cortos.

Compost no maduros: para plantas desarrolladas. Sin embargo, evita el contacto de troncos y ramas para evitar causar quemaduras.

Mulching de cereal: es un mantillo tradicional, pero es difícil obtenerlo, ya que proviene de la agricultura orgánica. Además, tiende a volarse y puede traer otras semillas de plantas como maleza.

Hojas muertas: su relación C/N ayuda a compostar de manera natural.

Cubierta de alforfón: mantillo multiuso que impide que penetre la luz y repele las babosas y los caracoles.

Mulching de cáñamo y lino: este mantillo tiene un gran poder aislante térmico, siendo bueno como abono para plantas y huertos. Incluso el pH al ser neutro, es ideal para los rosales.

Fibra natural: se emplea para crear un acolchado para plantas o setos. Permite el oxígeno y el paso de agua, pero no el de luz. Lo que a su vez va a permitir su uso en suelos con mala hierba y poder transformarlos en humus (después de cierto tiempo).

Césped cortado: se puede convertir el césped cortado en un acolchado, pero es preciso limitar el espesor para evitar la putrefacción.

Consejos para garantizar su éxito

Mulching

Ahora que ya se conocen los tipos de mulching y el plazo de protección, ya se puede aplicar al suelo. Pero es conveniente seguir estos consejos que será de gran ayudar para garantizar el éxito.

  • No aplicar cuando haya viento.
  • Proporcionar agua abundante al suelo antes y después de realizar el acolchado.
  • No cubrir el suelo congelado, ya que va a retrasar el recalentamiento.
  • Agregar de 2 a 3 cm de mantillo cada año para poder compensar las perdidas al emplear un acolchado orgánico.
  • Cubrir con mantillo en un suelo libre de mala hierba o a menos que uses mulching de fibra de origen vegetal.

Beneficios del mulching

Cuando el mulching se realiza adecuadamente, este puede ofrecer una serie de beneficios. He aquí el listado:

  • Evita el fenómeno apagado. Los suelos de piedra caliza y arcilla se empiezan a compactar y formar una costra en la superficie después de la lluvia. El cubrir el suelo con hortícola lo va a evitar.
  • Favorece la vida del suelo. El mantillo ofrece una capa protectora que minimiza las diferencias de humedad y temperatura. Incluso favorece el desarrollo de microbios en la superficie que ayuda a liberar nutrientes necesarios para el desarrollo de hortícolas.
  • Minimiza el riesgo de enfermedades. La capa física que proporciona el mantillo ayuda a disminuir la propagación de enfermedades, sobre todo en la época de lluvia.
  • Cultivos con menos fango. Los cultivos escaladores como las fresas (frutillas), el tomate o el melón no estarán en contacto directo con el suelo, más bien con el acolchado.
  • Suelo más fértil. Al descomponerse, la cobertura se va a transformar en humus y se enriquecerá el suelo con nutrientes para un crecimiento óptimo de los vegetales.
  • Menos riego. El suelo descubierto va a provocar la evaporación del agua y la transpiración de las plantas. Pero el acolchado funciona como una esponja para una mejor absorción del agua en periodos de lluvia, evitando que seque en el verano.
  • Menos maleza. Protege el suelo de la luz y evita la proliferación de mala hierba.

Ahora si ya tienes más amplio el panorama con respecto al mulching. Ahora que si conoces más al respecto, no dudes en compartirlo.

1 COMENTARIO

  1. Hola: mi jardín es muy pequeño. Varias macetas y dos canteritos con margaritas, geranio y boj.
    Si yo preparo un compuesto de hebras de pino, humus de lombriz y musgo…. serviría como mulching…?… o necesariamente debo remitirme a una mezcla mas concreta….?…
    Saludos y gracias por la respuesta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí