La musa, conocida como plátano o banano, es una planta de interior muy elegante y atractiva, y también sumamente exótica. Una de las especies más apropiadas es la musa acuminata. Desgraciadamente, pocas especies florecen.

musa acuminata

Quizás también te pueda interesar: Luce una Musa basjoo en el jardín, gracias a su excelente follaje

Cuidados de la musa acuminata durante todo el año

Trasplanta la musa acuminata cada año en primavera, haciendo uso de un buen compost. Una vez que tu planta haya alcanzado la altura deseada, limítate a realizar cada año abono de superficie. Riégala regularmente de manera tal que el compost se mantenga siempre húmedo. Agrega unas gotas de fertilizante líquido al agua cada dos semanas.

Una temperatura que oscile entre los 21 y 24 °C es la ideal, aunque puede llegar a alcanzar los 27 °C sin presentar problema alguno para la planta. Mantén a la platanera en una habitación bien ventilada y con buena luz abundante, pero indirecta. Rocíala dos o tres veces por semana por la mañana o luego de media tarde.

En invierno, la temperatura no debe ser inferior a los 16 °C. Disminuye la cantidad de agua y agrega fertilizante líquido al agua cada tres semanas. Mantén tu planta en un lugar iluminado, pero no expuesta directamente al sol.

Propagación del plátano

La mejor manera de propagar el plátano es separando los retoños que crecen en la base del tallo. Sepáralos en cualquier época del año y plántalos en macetas con compost. Mantén la temperatura alrededor de los 24 °C.

Siembra las semillas de la musa acuminata en primavera, sumérgelas en agua durante tres días antes de introducirlas en compost con base de turba bien húmedo. Mantenlas a una temperatura de entre 18 y 21 °C y protégelas de los rayos directos del sol. Cuando de las plantas estén lo suficientemente grandes como para poder ser manipuladas sin dañarlas, plántalas en compost y trátalas como plantas maduras.

Problemas de la musa acuminata

Si dejas secar demasiado el compost, las hojas se marchitarán y perderán color. El exceso de agua provoca la descomposición de las raíces y los tallos. Extrae la planta de la maceta, déjala secar por completo y espolvorea las raíces y tallos con un fungicida. Si la planta posee cochinillas algodonosas, limpia las partes afectadas con un trapo humedecido en alcohol metílico.

Te recomendamos leer: Conoce los cuidados del Evonymus, Evónimo o Bonetero

A la hora de comprar una platanera, ten en cuenta que una planta sana deberá tener abundantes brotes alrededor de la punta del tallo.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta