Cuando se tiene ese hermoso jardín y hasta el más mínimo detalle hace la diferencia.  El musgo puede hacer su aparición, dando este toque único, ya que además de versátil y útil es un tipo de vegetación saludable, libre de plagas y enfermedades.

crecer-musgo

 Qué se necesita para hacer crecer el musgo

El material necesario para hacer crecer el musgo en esos espacios grises y sin tanto color en el jardín son:

  • Un procesador de alimentos.
  • Un pincel o brocha mediana, dependiendo donde se quiera colocar la mezcla.
  • Partes iguales de leche y agua.
  • Una muestra de musgo (la variedad que elijas), ya sea vivo o muerto (ambos funcionan bien). Existen dos tipos de musgo: el anacárpio y el pleurocárpio. El anacárpio crece primeramente en matas e incrementa el grosor y la altura antes de extenderse hacia afuera. Mientras que el pleurocárpio crece del suelo y se extiende horizontalmente con gran facilidad.

Cómo hacer crecer el musgo

musgo

Ahora como primer paso es tener las medidas de leche y agua. Puede ser una taza de cada una y luego ambas deben verterse en el vaso de la procesadora.

Luego cubrir el musgo hasta llenar el vaso de la licuadora y mezclar hasta que se obtenga una consistencia buena y el musgo este bien separado.

Ahora con la mezcla lista, solo resta aplicar en aquellos lugares, sitios o superficies que se elijan (rocas, ladrillos, cercos, vasijas, macetas, árboles, etcétera) con la ayuda del pincel o brocha. Ahora que si se está inspirado y se quiere salir de lo convencional, hacer los propios diseños de formas asimétricas o representado algo, sería espectacular.

Una vez que ha se colocado la mezcla, dejar así hasta comenzar a ver crecer alrededor de unas 3 semanas.

Después de transcurrir las primeras semanas es recomendable mantener las zonas húmedas. Para ello es preciso utilizar un rociador y si es posible hacer crecer el musgo en lugares de sombra. Pero si comienza a adquirir una coloración verde oscuro o partes manchadas, lo más probable es que se está regando demasiado.

Ten en cuenta que este proceso se debe realizar en la primavera y repetirlo a finales del verano.

El musgo además de su fácil elaboración, no requiere de mantenimiento y podrá estar verde en los meses fríos del año. Además de una textura suave y sin flores es terso al tacto, siendo el marco perfecto para ese increíble jardín.

Imágenes cortesía de: pixabay, pixabay,

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta