La Choisya también conocida como Naranjo mexicano es, de diversas formas, el arbusto perfecto de jardín. Forma una mata de redondeada y muy bonita con hojas lustrosas, perennes y flores fragantes y atractivas de color blanco, en verano. Es muy fácil de cuidar, aunque requiere una poda mínima. Es una excelente planta para macetones. Existen seis especies que componen este pequeño grupo, aunque la única que se cultiva es el Naranjo mexicano conocido como Choisya ternata, del cual hablaremos hoy.

Naranjo mexicano

Quizás también te pueda interesar: Conoce los cuidados y modo de propagación del Manzano de flor o Malus

No guarda ninguna relación con la planta frutal y su nombre común, Naranjo mexicano, hace referencia a la flores blancas, en forma de estrellas y dulcemente aromatizadas que guardan un gran parecido con la flor del naranjo. Estas surgen en primavera y, de forma intermitente, en verano.

Cuidados en primavera y verano

Aunque la Choisya crece rápidamente, no es preciso podarla de forma regular. De hecho, un recorte vigoroso de la planta puede ser perjudicial. Puedes recortarla cuidadosamente en primavera para mantener la forma y el tamaño deseado. En marzo, retira totalmente los brotes que hayan resultado dañados por las heladas; muy pronto surgirán otros nuevos desde la base del ejemplar.

De inmediato, luego de la floración, corta y haz menos densos los brotes dispersos; además de proporcionarle a la planta un aspecto mucho más pomposo, esta operación estimulará un crecimiento compacto y denso. Para obtener buenos resultados, coloca la planta en el sitio más soleado que encuentres, aunque también tolera un poco de sombra.

La floración empieza en primavera; riega la Choisya libremente desde entonces, hasta comienzos del otoño, asegurándote de que el compost se mantenga siempre bien húmedo. Agrega un fertilizante líquido al agua, cada tres o cuatro semanas, durante este tiempo

Cuidados del Naranjo mexicano en otoño e invierno

Cambia tu planta de maceta a comienzos del otoño, haciendo uso de un buen compost, o bien, prepara tu propia mezcla con partes iguales de tierra, tierra de hojas, turba y arena. Un buen drenaje será siempre un factor fundamental, de modo que tendrás que colocar trozos de tiesto en la base del recipiente. Examina el Naranjo mexicano cada año para ver si está llenando de raíces de maceta. De ser así, cámbiala a una maceta más grande hasta llegar a una definitiva de 45 cm.

Posteriormente, en cada primavera, retira la capa superior de tierra, 2,5 cm, y sustitúyela con una mezcla de tierra negra y abono. Ten en cuenta de no dañar las raíces.

La Choisya es resistente a lugares soleados y protegidos y se verá beneficiada si crece junto a una pared orientada hacia la luz, que la proteja de los vientos fríos. Una buena idea consiste en revestir el recipiente con arpillera o tela que servirá como protección adicional. Riega tu planta de manera ocasional, pero solo lo suficiente para impedir que el compost se seque por completo y se deshidrate.

Te recomendamos leer: Cultivando cítricos ornamentales

¿Qué te ha parecido esta información sobre los cuidados de la Choisya durante todo el año? Deja tus comentarios.

No hay comentarios

Dejar una respuesta