Nomeolvides o también conocida como raspilla. Es originaria de Europa, Asia y América. Incluye unas 50 especies, la mayoría endémicas de Nueva Zelanda. Pertenece a la familia Myosotis.

Myosotis alpestris nomeolvides

Quizás también te puede interesar: Nigella damascena, planta de una flor bellísima

Características de la Nomeolvides

Es una planta herbácea que puede alcanzar de los 15 a los 35 cm de alto. Presentan un rizoma corto y grueso del que brotan numerosas raíces largas y carnosas. Los tallos son cilíndricos, curvos en la base y ramificados en la parte superior. Las hojas son lanceoladas y las inflorescencias se presentan en forma de densos racimos terminales con flores pequeñas y perfumadas, con pétalos de color rosado y luego se tornan celeste o azulado.

Cuidados de la Nomeolvides

Nomeolivdes planta

Al tratarse de una especie que crece naturalmente en las praderas de la montaña, resulta ideal para climas fríos, tolerando heladas y vulnerable a las sequías.

El cultivo de la Myosotis alperis debe iniciarse con una siembra directa de la semilla y luego en la última helada se aconseja proceder a la siembra. Así que se deben poner las semillas en remojo por al menos unos días para ablandar la membrana exterior y facilitar el desarrollo para convertirse en una planta.

Ahora bien, si el cultivo se va a realizar en un ambiente interior, la siembra puede llevarse a cabo antes de que termine el período de heladas.

En cuanto al suelo, los ejemplares crecen en sustratos con un pH neutro o alcalino, de textura arenosa o franca. Siendo de turba enriquecidas con soluciones nutritivas y previamente mezcladas con arena, ya que ofrecen una mejor retención de humedad.

Otro factor importante para su crecimiento es el buen drenaje para evitar encharcamientos del agua de lluvia o riego regular.

Precisa de mucha luz de sol para que se pueda desarrollar, por lo que se recomienda colocar en lugares con exposición directa o, bien, con media sombra.

El abono debe ser cada 15 días con un fertilizante mineral desde principios de la primavera hasta finales del verano.

Sin embargo, gracias a que es una planta que se propaga con mucha facilidad, es conveniente podar las flores muertas o secas antes que las semillas se esparzan de manera indiscriminada.

Se multiplica por medio de semillas sembradas en la primavera, a partir de esquejes de brotes sin flor durante el verano o por división de mata tras la floración.

Se trata de una planta que es bastante resistente a las plagas y enfermedades.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta