Nuevo árbol monumental en las Cinco Villas. Sabina thurifera.

Conocíamos la Sabina de Albelda, la gran Sabina de Villamayor, la Tarabina de Bordon, la Sabina Monumental De Rayuela y la Sabina bonsai,  y algunas más repartidas por toda nuestra comunidad, a todos estos magníficos ejemplares habrá que añadir la Sabina del Val de Cartagena en Ejea de los Caballeros.

Es una planta de aproximadamente 6,5 metros de altura y un diámetro foliar de no menos de 8 metros, tiene varios fustes o troncos en los que se sostiene. Esta situada entre varias parcelas agrícolas de secano. Es un milagro que haya sobrevivido a la depredación agrícola, es de agradecer que los agricultores hayan respetado este hermoso ejemplar.

Existe una ley aragonesa, concretamente la Ley 6/2014, de 26 de junio, por la que se modifica la ley 6/1998, de 19 de mayo, de Espacios Naturales Protegidos de Aragón:

Para definir la figura de Árbol Singular.

Primero le otorga la categoría de Área Natural Singular.

Luego se define al Catalogo de Árboles Singulares, como registro público de carácter administrativo, que será regulado mediante decreto del Gobierno de Aragón, en el que se hará constar el procedimiento de declaración de los nuevos Árboles Singulares, así como los efectos de la inclusión de ejemplares en el Catálogo.

Y por ultimo  prevé que los Árboles Singulares podrán ser declarados Monumento Natural, en cuyo caso se regirán por su normativa específica.

Ya se ha solicitado su ingreso en el registro de arboles monumentales de Aragón, hecho este que esperamos sea el empujón definitivo para una conservación duradera en el tiempo. Ahora solo esperar a cumplir plazos y requisitos con la administración.

Antecedentes

Resumiremos de forma sencilla el porqué de su importancia, y lo excepcional que es encontrar una Sabina thurifera de estas condiciones en nuestra comarca.

Comúnmente hablando hay varios tipos de sabinas, la más abundante es la sabina negra o Juniperus phoenicia, también tenemos en Aragón otra especie que es la Sabina rastrera o Juniperus sabina y la más elegante y majestuosa es la Sabina albar o Juníperos thurifera, que es el objeto de este articulo.

Características

Primero tenemos que saber que las Sabinas son dióicas, esto significa que hay sabinas masculinas y sabinas femeninas, plantas con sexos diferentes en cada individuo y que su plena madurez sexual se alcanza sobre los 30 años de vida, así que lleva tiempo hacer un ejemplar adulto.

Ambas plantas florecen a final del invierno, la fecundación de las flores se produce por acción del viento, en botánica se llama esto fecundación anemófila, tras su fecundación los ejemplares femeninos producirán los conos reproductivos (gálbulos), para entendernos unas piñas pequeñas, después solo hay que esperar unos 20 meses para que la semilla madure y se esparza al viento.

Luego entran en acción los tordos, sí, esos pequeños pájaros también denominados zorzales o mirlos, grandes devoradores de los gálbulos de las sabinas. Una vez ingeridas su germinación que de por si es bastante complicada se facilita bastante. Por eso se dice que son los tordos los que hacen germinar las semillas de las sabinas. Es un proceso de estratificación natural.(Estratificación es el proceso para acelerar la germinación de las semillas).

Aunque no es el único, realmente las semillas sueltas en su gálbulo también pueden germinar.

Además de todas esas dificultades hay que añadir una más que es la vecería, que es la capacidad de una planta de alternar años fértiles con años infertiles, así se protege fisiológicamente de otros problemas como la falta de recursos. En resumen vecería significa que florezco este año y espero uno o varios años más a florecer, mientras tanto me recupero.

Sobre su tamaño, puede alcanzar los 10 metros de altura y tener una vida de varios cientos de años, normalmente.

Usos y aprovechamiento

El uso a lo largo de los cientos de años de historia ha sido de lo más variado, hay varios géneros de plantas que son prácticamente imputrescibles, entre ellos están los cedros, las acacias y por supuesto las sabinas, de hecho, Sabina thurifera, significa productor de incienso puesto que su madera es muy aromática, de un olor muy agradable, si se quema produce un olor muy intenso y penetrante. Según Pio Font Quer, es una madera que hace huir a las serpientes, y ahuyentar a los insectos, quizás por eso sea tan fácil encontrar en casi todos los apriscos de ganado en muchos pueblos de los Monegros los umbrales de la puertas hechos con madera de sabina.

Encontrar una sabina de estas características en Ejea de los Caballeros es una suerte, estamos ante un autentico fósil viviente de la era Terciaria y si ha llegado hasta nuestros días es por que es un fenómeno de planta capaz de vivir y aguantar en los ambientes más inhóspitos posibles como son nuestro extremo clima continental en las bajas cinco villas.
Debemos de ponerla en valor, había muchas, su uso en la construcción, y su uso para la alimentación del ganado fueron su sentencia de muerte sobre todo en las zonas más deprimidas como la nuestra.

Ahora la presión silvícola y ganadera ha cesado, para empezar porque su tala y su destrucción esta totalmente prohibida, no obstante también esto tiene sus inconvenientes sobre todo por la presión y competencia que pueden hacer otras especies arbóreas a su alrededor.

Estos factores expuestos y su bajísima tasa de reproducción la convierten en un árbol ejemplar de un enorme interés que tenemos que proteger y espero que nuestras autoridades estén a la altura para legar este ejemplar a las generaciones venideras de la forma más acertada posible.

Gracias a todos por leer y compartir.

No hay comentarios

Dejar una respuesta