El Ofiopugon es una planta perenne, atractiva y poco habitual, que cuenta con un follaje decorativo muy similar a la hierba. Si la plantas en macetero, desarrollará rápidamente sus hojas arqueadas y satinadas. En los meses de verano, esta planta produce ramilletes de flores pequeñas de diversos colores que van desde el blanco hasta el violeta. A estos ramilletes, le siguen unas bayas de colores intensos.

Ofiopugon

Quizás también te pueda interesar: Arbustos para plantar en verano

Cuidados del Ofiopugon en primavera y verano

Cambia el Ofiopugon de recipiente en primavera, haciendo uso una mezcla porosa de compost con un poco de arena fina. Por otro lado, un buen drenaje será importante, por lo que deberás llenar el fondo del recipiente con trozos de maceta. Cuando las hojas cubran el compost completamente, cambia la planta a una maceta de 18 cm de diámetro, después de lo cual será mejor dividir los grupos enmarañados y plantarlos separadamente.

En los años en los que no cambies la planta de recipiente, realiza abono de superficie con musgo de hoja en primavera. Coloca la planta en un lugar con semisombra y riega regularmente desde comienzos de primavera hasta el otoño. Agrega un fertilizante líquido débil al agua cada dos o tres semanas.

Cuidados en otoño e invierno

Aunque se trata de una planta resistente, es importante protegerla contra los elementos en los inviernos más crudos, envolviendo el recipiente y cubriendo la superficie del compost con turba o helecho. Sin embargo, en términos generales, si las plantas se ubican en un lugar bien iluminado y protegido de los vientos fríos del invierno, no tendrá ningún tipo de problema para lograr que sobrevivan a estas estaciones.

Continúa regando el Ofiopugon durante todo el invierno para impedir que el compost se seque. Las bayas surgen a finales del verano y persisten hasta el otoño, y se pueden utilizar para conseguir plantas nuevas.

Te recomendamos leer: Griselinia littoralis, arbusto ideal para zonas costeras

Propagación

Incrementa el número de tus plantas dividiendo los grupos enmarañados. Separa suavemente el rizoma y corta trozos individuales de 10 hojas en cada sección con la mayor cantidad de raíces posible; si las raíces se encuentran demasiado abigarradas, lava el compost debajo del grifo para facilitar esta tarea. Planta cada sección en recipientes de 8 cm de diámetro con el compost habitual y trátalos como plantas maduras, cambiando de recipiente cuando sea necesario.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta