Las orquídeas cuentan con una seducción y un encanto que quizás ninguna otra planta pueda igualar. No obstante, a pesar de su elevado precio y las condiciones especiales de cultivo, muchas de estas orquídeas se pueden desarrollar muy bien dentro de las posibilidades de la mayoría de la gente. Es un grupo extenso de libre floración, compuesto por 300 especies de plantas oriundas de América Central y Sudamérica.

Orquídea tigre

La gran mayoría de ellas no echan raíces en el suelo, sino que lo hacen en las ramas de los árboles o los arbustos. En esta ocasión, te hablaré sobre la orquídea tigre que es una de las plantas más bonitas y fáciles de cultivar, y si la colocas en el alféizar de una ventana, vivirá sin ningún tipo de problemas y será una excelente opción para el principiante.

Quizás también te pueda interesar: Oncidium, una hermosa flor del género de las orquídeas

Cuidados de la orquídea tigre en primavera y verano

Cambia la orquídea tigre de recipiente al iniciar la primavera, colocándola en un recipiente con buen material de drenaje. Luego de algunos años, tu planta precisará ser dividida. Para el compost, utiliza dos partes de musgo esfagnáceo por dos partes de corteza bien trituradas y una parte de perlita o arena. También puedes comprar recipientes especiales de terracota para cultivar orquídeas explícitas.

A la hora de colocar los seudobulbos en las macetas, no los entierres, sino más bien prepara un pequeño montecillo en la superficie del compost y ponlos allí en la cima. Las raíces tienen que estar debajo de la superficie. La planta se sentirá mucho mejor si está a una temperatura de 18 °C. Es fundamental que evites el sol directo.

Riégala libremente para que el compost se mantenga mojado y después permite que la mitad el compost se seque antes de volver a regar. El abono regular es fundamental para mantener el desarrollo de la orquídea tigre.

Agrega un fertilizante líquido al agua cada tres semanas rico en nitrógeno durante la primavera y el verano, seguido de un fertilizante rico en potasio a finales de verano e inicios del otoño. Coloca la maceta sobre guijarros mojados y rocía regularmente.

Cuidados en otoño e invierno

Las temperaturas invernales tienen que rondar entre los 10-15 °C. Mantén tu planta en un sitio con buena luz natural, pero no bajo el sol directo. El sitio debe estar muy bien ventilado, pero debes evitar las corrientes de aire frío. Suminístrale a la planta la cantidad suficiente de agua para que el compost se mantenga mojado.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta