El nombre de los componentes del género Pícea o Epicea, deriva del latín Pix, que quiere decir “goma”, debido a la gran cantidad de resina que desprende de algunas especies. El género de este maravilloso árbol se encuentra compuesto por alrededor de 40 especies diferentes, muy similares a las del género Abies, del que solamente se diferencian porque poseen piñas o conos colgantes, mientras que los Abies las tienen erguidas.

picea-abies

Quizás también te puede interesar: El pino de Sora

Características de la Pícea

Las hojas de la Pícea son redondeadas, más o menos puntiagudas y punzantes, y cuando las arrancas de la rama, estas arrastran un abultamiento pequeño y trozo de corteza. Las piñas de la Pícea caen enteras, mientras que la de los Abies, se descomponen y solamente queda el raquis central. Las Píceas son árboles enormes, aunque hay algunas especies y variedades de tamaño pequeño, perfectos para terrazas, balcones y patios, de tronco recto, hojas perennes y porte cónico.

Por lo general, habitan en las regiones montañosas del hemisferio norte. Este precioso árbol presenta ramas más o menos horizontales o abiertas, con las más jóvenes casi verticiladas; las hojas son numerosas, persistentes durante varios años en el árbol, solitarias, sentadas, lineales, casi redondas, raramente mucronadas, planas y con la punta afinada.

Estas mismas se hallan dispuestas en forma de espiral alrededor del tallo. En cuanto a sus flores, son unisexuales, y las masculinas, se conforman de brácteas escamosas, que están ubicadas en la parte inferior de las ramas, mientras que las flores femeninas están en los extremos de los brotes.

Sus frutos, maduran en otoño. Son colgantes y están compuestos por escamas persistentes, coriáceas, conteniendo en su interior dos semillas cada uno de ellos; tardan 365 días en madurar.

Cuidados culturales de la Pícea

picea

La Pícea es una planta resistente y rústica, que se adapta perfectamente a cualquier tipo de suelo, orientación y clima. Hay algunas especies que en climas sumamente calurosos sufren un poco en verano. La Pícea se da muy bien en terrenos húmedos y fríos, y sufre en los muy secos. Cabe destacar que no se lleva bien con los suelos totalmente silicios o calcáreos.

Si bien, tolera la poda, generalmente no tienen necesidad de ella, salvo que se desee quitar alguna rama que perjudique el paso o cualquier otro tipo de actividad que pudiera desarrollarse a su alrededor. Aunque se acomoda muy bien a cualquier emplazamiento, prefieren la semisombra, antes que el pleno sol.

picea

Te recomendamos leer: Erythrina, un arbusto con flores rojo escarlata similares a la cresta de gallo

¿Te gustaría tener una Pícea? ¡En Garden Center Ejea puedes conseguirla!

No hay comentarios

Dejar una respuesta