Pilea cadieri también conocida como Madreperla, Pilea, Planta de fuegos artificiales (por la forma en la que se disemina el polen) o Planta artillería. Pertenece a la familia de las Urticáceas, del género Pilea, el cual está integrado por unas 200 especies de plantas. Es originaria de Vietnam.

Planta Pilea cadieri

Te invito a leer: Maranta leuconeura, planta de interior cuyo comportamiento de sus hojas la hacen única

El nombre Pilea tiene su origen en la palabra latina Pileus que quiere decir cabello.

Características de la Pilea cadieri

Planta herbácea, anual o perenne, que no supera los 30 cm de alto.

Las hojas son alternas, de forma oval y pueden estar enteras o dentadas, con nerviación de color plata o bronce.

Las flores son pequeñas, por lo regular en inflorescencias panículadas que no presentan valor ornamental.

Cuidados de la Pilea cadieri

Pilea cadieri

Se utiliza como planta de interior, pero puede entenderse como especie de exterior.

Requiere de una exposición en semisombra, si es que se cultiva al exterior. Mientras que si se tiene en el interior debe estar bien iluminada sin sol directo.

La temperatura mínima en invierno es de 14 °C, aunque puede llegar a sobrevivir a temperaturas más bajas si no se riega.

En cuanto al suelo, el ideal es tierra de jardín, 1/4 de turba y 1/4 de arena. Para el trasplante es mejor realizarlo a finales del invierno.

El riego debe ser frecuente pero con poca cantidad de agua. Lo suficiente para que la tierra quede húmeda pero no empapada. Para ello lo mejor es una vez a la semana en la primavera y el verano. Además, precisa de pulverizar las hojas con agua libre de cal.

No hace falta que se realice una poda, pero si se puede despuntar para que tenga un porte más compacto.

El abono deberá realizarse cada 15 días con extracto de algas, moviendo ligeramente la superficie de la tierra.

El peor enemigo para esta planta no son las plagas en sí, más bien el exceso de humedad que puede llegar a pudrir los tallos y causar un problema considerable.

Se puede multiplicar a partir de esquejes o semillas que se siembran al final del invierno, o bien, a principios de la primavera.

También se puede enraizar al colocar el extremo en un vaso con agua hasta que le salgan las raíces.

Así que aunque sea un ejemplar de unas flores de poco valor ornamental, las hojas logran dar ese toque único en cualquier lugar donde se coloque.

Imagen cortesia de: Maja Dumat, TANAKA Juuyoh           

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta