El Pino de Norfolk, también conocido como Araucaria, forma parte de la familia Araucaria imbricata. Se trata de una conífera verde de larga vida que puede crecer en el interior y llegar a medir hasta 1,8 m de altura, aunque en su hábitat natural, es decir, en la isla del Norfolk puede llegar hasta los 36 m de altura.

Pino de Norfolk

Quizás también te pueda interesar: Áster alpino, una planta cuyas flores imponen por su color

Es un árbol noble, mejor utilizado como espécimen de planta de interior, por su salud y valor decorativo, dado que contiene mucho aire fresco entre sus bellas ramas. Podríamos decir incluso que se parece a un árbol de Navidad, ya que también cuenta con una forma piramidal. La Araucaria excelsa en la especie más común que tiene un tallo leñoso y agujas frescas verde-brillante, de 19 mm de largo.

Cuidados del Pino de Norfolk en primavera y verano

Mantén el Pino de Norfolk en un sitio iluminado, pero protegido del sol directo y de las corrientes de aire. Replántalo en invierno-primavera cada año en un compost de tierra negra. Cuando lo plantes en una maceta de 25 cm de diámetro, tendrás que abonarla en superficie con compost fresco cada año.

No te sientas tentado de trasplantarlo hasta dos o tres años y de usar una maceta más amplia, dado que precisa tener sus raíces perfectamente apiñadas para desarrollarse en plenitud. Al Pino de Norfolk no le agradan las temperaturas estivales elevadas, de modo que tendrás que tratar de mantenerla a una temperatura que no supere los 18 °C y, si esta aumentara, tendrás que proporcionarle a tu planta bastante sombra, aire fresco y mucho espacio.

Riega tu planta en verano libremente, agregando líquido fertilizante al agua. Rocía la planta cuando haga mucho calor.

Cuidados del Pino de Norfolk en otoño e invierno

En invierno, el Pino de Norfolk debe recibir menos cantidad de agua, siempre que no lo mantengas en un ambiente cálido, en cuyo caso tendrás que regarlo regularmente. Mantenlo a una temperatura invernal de 7-13 °C y podrá desarrollarse sin problemas si mantienes la tierra húmeda.

Propagación

Cuando siembres las semillas del Pino de Norfolk durante la primavera u otoño, utiliza un propagador y mantén la temperatura entre los 13-15 °C. Mantenlas húmedas y a la sombra hasta que surjan los primeros brotes. Después, traslada la maceta a un sitio menos luminoso y mantén los brotes a una temperatura de 15 °C y hazlos crecer en una maceta con un buen compost y un poco de arena.

¿Qué te ha parecido este post sobre los cuidados del Pino de Norfolk? Deja tu comentario y continúa echando un vistazo a nuestro blog de Garden Center Ejea.

Te recomendamos leer: Conoce algunos métodos para perfumar las piñas de los pinos

Imagen cortesía de Plantas Interior, todos los derechos reservados.

No hay comentarios

Dejar una respuesta