Las plagas y enfermedades son, a menudo, un problema mayor en el patio en el jardín y esto se debe a que algunas plagas como, por ejemplo, la mosca blanca, vuelan tan pronto cuando son perturbadas. Sin embargo, hay diversos productos especialmente aptos para su utilización en el patio.

plagas-y-enfermedades

Quizás también te pueda interesar: Conociendo a los enemigos de las plantas

Plagas y enfermedades más comunes del patio

  • Hormigas: aunque no constituye una amenaza importante, las hormigas viven cerca del patio o dentro de él y si el tiempo es caluroso y seco, pueden invadir la casa, donde su presencia resulta intolerable. Afortunadamente, el aroma a lavanda o caléndula contribuirá a desalentarlas, de modo que te conviene cultivar estas plantas en el patio. Alternativamente, deberás usar algunos de los productos especiales para las hormigas que cuenten con bórax disuelto en una solución azucarada para atraerlas. Vierte el líquido en un recipiente metálico para que las hormigas lo lleven al hormiguero y se destruya toda su colonia.
  • Áfidos: es el término genérico que se aplica al pulgón verde y al pulgón negro, que se pueden localizar en los brotes tiernos de muchas plantas en verano, primavera y comienzos del otoño. Estos insectos, de forma redondeada, se multiplican a una velocidad alarmante y pueden realmente ocasionar un daño considerable en tu jardín, terraza o patio. Para combatirlos fácilmente, tendrás que utilizar insecticidas que contengan piretrina.
  • Orugas: la mayoría de las orugas son destructivas y tienen que ser controladas rápidamente, ya que pueden provocar daños graves a tus plantas y, por tanto, precisan ser combatidas. Para ello, deberás aplicar piretrina o algún insecticida específico que contenga una bacteria que mate a las orugas rápidamente.
  • Arañas rojas: la araña roja posee normalmente el color de la paja y se desarrolla en un ambiente cálido y seco del patio. Suele multiplicarse velozmente y alimentarse y reproducirse en las zonas ocultas de las hojas. Cuando los ataques son severos, puede ocasionar el amarillamiento de las hojas. Para combatirla, tendrás que rociar las zonas ocultas de las hojas con productos químicos como dimetoato o malathion.

Te recomendamos leer: Conociendo a los enemigos de las plantas – Parte 2

Lee siempre las instrucciones del fabricante antes de hacer uso de cualquier pesticida. Presta especial atención a los animales domésticos, los niños, los animales salvajes y los alimentos, que deben estar lejos de los productos químicos. Cuando rocíes frutos comestibles, asegúrate de que el producto químico sea inocuo.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta