La Angélica (Archangelica) es una planta de vida breve que puede llegar a durar hasta 4 años. Aunque puede cultivarse como aromática bianual y renovarla cada 2 años. Pertenece a la familia de la umbelíferas y es originaria del centro y norte de Europa, Siberia.

plantar-angelica

Quizás también te puede interesar: Conoce las características de la Torenia Fournieri

Características del al Angélica

Es una planta que crece a una altura de los 2,5 m. Tiene tallos ramificados, huecos por dentro y erectos. Las hojas son grandes de color verde fuerte. Las flores son pequeñas, de colores verde y blanco. Florecen durante el invierno.

Plantar la Angélica

Requiere de un suelo fértil, con una buena cantidad de sol y sombra, siempre y cuando sea equilibrada y con bastante humedad. Incluso el suelo tiene que tener un pH entre 4,5 y 7,3.

Puede multiplicarse por semillas, o bien, por división de raíces. El proceso de germinación es de 3 a 4 semanas. Lo más adecuado es plantar semillas frescas, ya que con el tiempo pierden potencia. La siembra puede ser en el exterior cuando las temperaturas son muy altas. Mientras que el interior se pueden transplantar cuando ya está fortalecida y se ha desarrollado más. El aclareo es de 30 cm entre plantas y la separación entre hileras debe ser como mínimo de 60 cm. Puede pasar hasta 3 años de la primera floración.

La recolección de las hojas debe ser antes que aparezcan las primeras flores y se pueden consumir frescas o secas. Los tallos pueden recolectarse y almacenarse cuando la planta es joven y las raíces se recogen a principios del otoño. El secado de las raíces se realiza sometiéndolas a una temperatura de entre los 38 y 60˚C.

Los tallos pueden ingerirse cocinados al vapor, frescos o también confitados. Con las hojas se pueden preparar ensaladas, sopas, guisos e infusiones.

Propiedades de la Angélica

angelica

La angélica tiene la propiedad de estimular los jugos gástricos, lo que a su vez le aporta propiedades digestivas y aperitivas. Además es una planta ideal para la dispepsia o digestiones pesadas o lentas, espasmos gastrointestinales y ciertas alteraciones intestinales. Por si fuera poco también es carminativa, lo que significa que ayuda a evacuar los gases del tracto digestivo para poder tratar las flatulencias.

Además es emenagogo, es decir, que ayuda a estimular el flujo sanguíneo del área pélvica. También ayuda a bajar la fiebre, calmar la ansiedad, combatir el insomnio y las migrañas.

Por lo que no solo puede ser una planta que da vida al jardín, sino que gracias a sus grandes virtudes puede ser benéfica para el organismo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta