Las plantas aromáticas ofrecen un colorido atractivo, diferentes formas y fragancia al jardín, a la vez que le proporciona a la cocina algunos condimentos. Son favorecidas por la luminosidad intensa con luz solar directa y un suelo medianamente fértil con buen drenaje. Las plantas aromáticas son sensibles al frío y deben plantarse al aire libre luego del período de las heladas. También se pueden cultivar en recipiente junto a ventanas soleadas de un ambiente templado.

planta-de-romero

Quizás también te pueda interesar: Cuidados del Laurel de Montaña

Albahaca

albahacaLa albahaca, también conocida como Ocimum basilicum L., es nativa de la antigua de la india y de las regiones cálidas de África. Se trata de una especie herbácea anual con tallos ramificados y rectos que crecen hasta 40-50 cm de altura. Prospera muy bien en un suelo medianamente fértil, permeable, suelto, con 20 cm o más de profundidad.

Se usa un sustrato con seis partes de tierra negra, dos partes de arena y dos partes de resaca de río o mantillo para cultivarla en recipiente. Si se desea cultivar la albahaca en el suelo del jardín, deberá mezclarse con resaca de río y arena en una proporción moderada.

La albahaca se propaga por semillas. El almácigo debe colocarse en una caja o maceta ancha de 10-12 cm de profundidad con orificios de drenaje en el fondo de la misma y un sustrato compuesto por resaca de río, tierra negra y arena en partes iguales. La siembra se efectúa a comienzo de la primavera, bajo vidrio y a una temperatura de entre 18° y 20 °C.

Las primeras plantas surgirán a los 8-10 días; cuando alcancen unos 5 cm de altura tendrás que trasplantarla a otro recipiente. Se cultiva en un lugar con luz solar directa de la mañana hasta el momento de su plantación al aire libre que debe realizarse en octubre en el hemisferio sur y en junio en el hemisferio norte.

Romero, una de las plantas aromáticas más empleadas en la cocina

romero

El romero es una de las plantas aromáticas más utilizadas en la cocina. Es una planta arbustiva nativa en toda la región mediterránea que puede llegar a medir desde 40 cm hasta 1,50 m de altura con tallos ramificados. Es una planta rústica, medianamente resistente al frío y poco exigente respecto al suelo, que se propaga a través de esquejes durante la primavera, o por siembra en almácigo desde fines del invierno.

El romero es apropiado para el cultivo en setos en combinación con otras plantas arbustivas, o bien, en recipientes con 30 cm o más de profundidad. Puedes emplear sus hojas frescas durante todo el año.

Laurel

laurel

El laurel común, también conocido como Laurus nobilis L., es originario de la cuenca del Mediterráneo. Se trata de un árbol o arbusto siempre verde, extremadamente ramificado y con hojas de forma variable. Ama el suelo suelto, profundo, medianamente fértil y con buen drenaje. El aroma de sus hojas suele acentuarse cuando se cultiva en un sitio soleado. A media sombra suele ser afectado por cochinillas y enfermedades de origen criptogámico.

El laurel se puede cultivar en un recipiente con 40 cm de profundidad o más, donde la planta se mantendrá con una altura adecuada a través de podas periódicas de su ramaje. Las hojas que se recojan y si saquen durante el verano, podrán conservar la fragancia por años si se envasan en recipientes herméticos.

Te recomendamos leer: Cómo hacer crecer la albahaca por esquejes

¿Sueles emplear estas plantas aromáticas en tu cocina? ¿Te animas a cultivarlas en maceta con tu jardín? Deja tu comentario. Si te ha gustado el post, ¿nos ayudas a difundirlo en las redes sociales? Gracias.

Compartir

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta