Las plantas bulbosas, cormos y tubérculos más populares son aquellos que resultan más fáciles de cultivar y conseguir. Por lo regular son vistosos y fiables en toda clase de tierras. Quizás de los mayores productores de estos bulbos son los holandeses y, es por medio de métodos científicos de control del calor que los cultivadores pueden alterar sus épocas de inflorescencia de forma que puedan florecer en cualquier lugar del mundo en la época correcta del año.

Plantas bulbosas

Plantas bulbosas más apreciadas

Gladiolos

Gladiolos: los gladiolos son flores muy apreciadas para jarrón en verano y puede ser obligadas a brotar fuera de temporada. Es fundamental una tierra rica, con buen drenaje y mucho sol. No resisten el hielo, así que solo pueden ser plantados en primavera. Deben tener una profundidad de 8 cm y separados entre sí por unos 15 a 20 cm. Los grupos principales son las híbridas Glandiflorus, de grandes flores, otras que tienen los pétalos encapuchados llamadas Primulinus, y las familias Butterfly y miniatura.

Narcisus

Narcisus: que comprende los tragopanes y las plantas comúnmente denominadas narcisos. Quizás sea de la planta más fácil de cultivar en climas fríos, por lo que demasiado calor para ellas es fatal. El amarillo es el color predominante, a menudo con algo de dorado, blanco, rosa o rojo, sin embargo, se han conseguido variedades verdes y marrones. Hay 11 divisiones de Narcissi, graduadas según el color, tamaño de la trompeta y otras características. Aquí se incluyen narcisos de cáliz grande y pequeño, dobles, junquillos, los narcisos aromáticos del poeta y muchas especies más.

Los tipos más pequeños crecen solamente unos centímetros, por lo que resultan atractivos en macetas, urnas de ventana, formaciones rocosas y miniprados.

Hyacinthus

Hyacinthus: los aromáticos jacintos son muy apreciados para su cultivo en macetas, aunque también para urnas de ventana, jardineras y lechos. Plantar los bulbos de 8 o 10 cm de profundidad en otoño y después esparcir un poco de harina de huesos sobre la tierra. Crecen hasta 30 a 45 cm de altura y tiene un colorido muy amplio. Entre azules, rosas, blancos son de los colores más comunes, aunque también hay naranjas y amarillas.

Lirios

Lirios: los lirios son plantas bulbosas muy adecuadas para pequeños jardines. La temporada comienza con Iris histrioides que florece en invierno y mide 5 cm, cuyas flores azul de la china resisten la nieve. I. danfordiae es amarillo y posee la misma altura. Después se encuentra el I. reticulada que es azul oscuro con manchas doradas pero tiene variedades en azul claro o púrpura. El lirio azul, del género Xiphium crece hasta 1m  de altura y presenta un bello color azul. Da flores excelentes para jarrón y debe ser plantado a una profundidad de 8 cm en otoño con buen sol y tierra.

Tulipanes

Tulipán: pocas plantas son más adaptables y brillantes que los tulipanes, las cuales presentan un amplio abanico de colores, desde el blanco más puro hasta casi el negro. Hay formas sencillas y dobles, de un color y de dos. Entre el inmenso número de tipos adecuados para jardineras o lechos. La temporada se abre con las variedades Early Single, seguida de Early Doubles y Triumphs. Todos los tipos deben ser plantados al final del otoño, con el fin de evitar que los bulbos contraigan la enfermedad del fuego. La tierra debe estar bien drenada y al sol.

Sin duda un inigualable colorido de plantas que bien pueden adornar ese majestuoso jardín o engalanar una maceta en casa. ¿Cuál es tu favorita?

Imágenes cortesía de: Mónica Pinheiro, La Sonso, David Harrison, Jyh-Herng Chow, Joao Batista, Héctor Hugo Rebolledo R.,

Compartir

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta