Las compuestas o asteráceas, comprenden más de 20 mil especies de plantas desparramadas por todo el mundo, sobre todo en regiones templadas. En la antigüedad a esta familia botánica se las conocía como compuestas porque sus flores son capítulos florales que se encuentran compuestos por muchísimas flores pequeñas.

Estas plantas precisan polinizadores, por ello, evolucionaron formando flores atractivas y muy vistosas. Es por este motivo que muchas de las asteráceas o compuestas son plantas que se usan para decorar jardines como las margaritas, los crisantemos, etcétera. Sigue leyendo para conocer las características y los cuidados de las compuestas.

Quizás también te pueda interesar: Helichrysum bracteatum, una hermosa planta cuyas flores logran enmarcar cualquier lugar

Contenido del artículo

Coreopsis

Coreopsis lanceolata planta

El corepsis, forma parte de la familia de las compuestas y es originario de América boreal. Se trata de una planta herbácea, perenne; que puede llegar a medir 40-80 cm de altura.

Sus hojas son basales, enteras y caulinares con segmentos lineares. Sus flores son capítulos terminales amarillos, de 2-5 centímetros de diámetro; aparecen en verano.

Prefiere un suelo liviano y fértil; con resaca de río, arena y tierra negra, y una luminosidad plena, con luz solar directa durante la mañana. Es sensible a las heladas; no tolera temperaturas inferiores a 7° C.

Riega abundantemente y cada 3 días. Abona con 300 gramos de harina de huesos por metro cuadrado de cantero. Propaga por siembra en primavera y planta al aire libre después del periodo de heladas.

Copete

Copete

El copete, también conocido como Tagetes erecta, forma parte de la familia de las compuestas y es originario de México. Se trata de una planta herbácea, poco ramificada, anual; que puede llegar a medir 60 cm de altura.

Sus hojas opuestas, pinnadas, con segmentos aserrados y olor intenso. Sus flores están reunidas en grandes capítulos dobles, amarillos o anaranjados y pueden llegar a medir de 6 a 10 cm de diámetro; aparecen en verano.

Prefiere un suelo medianamente fértil y profundo, y una luminosidad plena, con luz solar directa. Riega abundantemente, cada 1- 2 días. Abona con 300 gramos de harina de huesos por metro cuadrado de cantero en la primavera. Propaga por siembra en primavera y planta al aire libre después del periodo de heladas.

Te recomendamos leer: Butia capitata, palmera de porte bajo cuyos frutos son comestibles

¿Qué te ha parecido este post sobre plantas compuestas? Deja tus comentarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí