Las plantas crasas como los cactus ejercen un poder de fascinación, pero no solo por ser exóticas, sino porque muchas de ellas aportan un colorido sutil que las hace únicas. Incluso algunas de ellas podrían dar ese toque de armonía sin necesidad de añadir más especies al ambiente. Así que a continuación te menciono aquellas plantas crasas que no suelen tener mayor complicación.

Crasas

No dejes de leer: Myoporum acuminatum, arbusto de flores blancas que vale la pena admirar

Plantas crasas con hojas tiesas

Quizás, de las plantas más conocidas está la Sansevieria que crece de forma abundante y es de las especies de interior más resistentes. Precisa de luz, una temperatura razonable y que sus raíces permanezcan secas.

Otra planta crasa, pero menos conocida es la S. hahnii, que tiene forma de rosetas bajas, similar a los Aloes. Aunado a lo anterior, otras muy resistentes son ya mencionados Aloes, que cuentan con espinas viciosas y puntos afilados en sus hojas. La Aloe variegata es probablemente la más común, pero existe un gran numero a elegir, siendo ideales para terrazas donde pueden colocarse lejos del paso habitual, pero que sin duda sus espigas florales lucirán espectaculares.

Plantas que forman rosetas

Plantas crasas

Las pequeñas hojas espatuladas de Aeonium tabulaeforme es una especie interesante gracias a su color verde pálido y sus flores amarillas. En cambio el A. Arboreum crece más erecto y produce rosetas en lo alto de sus delgados tallos.

De un aspecto sutil y sus atractivas flores, las Echeverias en sus diversas formas suelen ser las más populares. Son de fácil cuidado y la mayoría forma rosetas pequeñas. Cabe señalar que la Echeveria harmsii posee rosetas abiertas y repletas de color cuyas flores son en forma de farolito. Mientras que la E. setosa tiene rosetas sin tallo con hojas verdes y de un tono rojizo en las puntas.

Las Hawarthias precisan de menos espacio que las anteriores, también sus hojas forman rosetas con formas y colores espectaculares.

Otras plantas crasas

Las Crassulas en sus variedades y colores podrían constituir la base de una colección más especializada. La C. argentea forma un árbol compacto de hoja verdes y coriáceas. En cambio la Faucaria tigrina es una planta ancha de hojas gruesas y carnosas que tiene un aspecto de mandíbula de tigre.

Los Kalanchoes son cultivadas en grandes cantidades y crecen mejor bajo la luz propia. Aunque valdría la pena citar a la K. Beharensis que crece muy despacio.

Todas las crasas pequeñas son excelentes para colocarlas en tiestos o macetas, como las Sedums que son perfectas para este propósito. La S. Stahii tiene flores amarillas y es de fácil cuidado. Mientras que la S. Sieboldii medio-variegatum cuenta con hojas de color verde y el centro es crema. Las flores son rosas pero nada extraordinario, aunque su follaje lleno de color compensa su atractivo.

En general, las plantas crasas es mejor tratarlas como plantas de interior temporales que deberán permanecer en condiciones iluminadas, ya sea de un invernadero o sala para que luzcan resplandecientes y llenas de vida. Aunque cabe mencionar que existen excepciones. También es importante asegurar que el sustrato, el riego y el drenaje sean óptimos, ya que de lo contrario podría resultar nocivo para el sistema radicular de la misma.

Así que si ya has decidido que tu siguiente compra sea de una planta crasa, no dudes en buscar las ya mencionadas para que te des cuenta de su inigualable belleza y elijas la que mejor luzca en tu hogar ¿qué dices?¿te animas? Ahora que si quieres agrandar tu colección, no dudes en contarnos cómo te va con tus ejemplares.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta