Las plantas crasas, también conocidas como suculentas, son aquellas que cuentan con la capacidad de almacenar grandes cantidades de agua en sus tejidos, los cual les permitirá sobrevivir en temporadas de sequía. Son rústicas, fácil de cultivar y la gran mayoría de estas plantas crecen sin problemas en la atmósfera normal de cualquier vivienda, aun en medios secos y cálidos.

Plantas crasas

Te recomendamos leer: Sedum morganianum, hermosa suculenta colgante

Cómo cultivar plantas crasas

Las plantas crasas progresarán en un sustrato poroso, fértil, compuesto por arena, resaca de río y tierra negra en partes iguales. Los suelos arcillosos y muy húmedos pueden perjudicarlas. Por otro lado, prefieren estar en recipientes con poca profundidad porque las raíces se extienden en la capa superficial del terreno.

Precisan estar ubicadas en sitios con buena iluminación, es decir, con luz solar directa en invierno y protegidas de los rayos intensos del mediodía en la temporada de verano. Las plantas crasas pueden resistir fríos próximos a los 0 °C si el sustrato se mantiene seco durante el invierno. Los cambios bruscos de temperatura generados por las corrientes de aire no las afectan en lo absoluto.

Las plantas crasas exigen realmente pocos nutrientes y se desarrollan vigorosas. En algunas especies, la floración se activa mediante la incorporación de 15 gramos de harina de huesos en primavera. Prosperan con poca cantidad de agua, por lo que deberás regarla solamente una vez en la semana en verano y cada 30 días en invierno.

El recipiente debe prepararse con una capa de pedregullo para asegurarse un buen drenaje. El cambio de maceta no la beneficia en lo absoluto;  se efectúa cada 4 años solo cuando aumenta mucho.

Propagación de las plantas crasas

  • Propagación por esqueje de tallo: corta una sección del brote con 3 pares de hojas en la primavera. Retira el par interior de hojas y planta en el sustrato compuesto por tierra negra, arena y resaca de río. En un lugar luminoso y con poco riego enraizará en 3 semanas.
  • Propagación por esqueje de hoja: se usa la hoja que se desprende fácilmente. En contacto con el sustrato enraizará en dos semanas. La echeveria gibbiflora metallica debe multiplicarse fácilmente por esqueje foliar. Las hojas del sedun rubrotinctum que se desprenden, arraigan y emiten plantas nuevas en su base antes de secarse.
  • Propagación por hijuelos: los hijuelos de la kalanchoe pinnata emiten raíces en muy poco tiempo en contacto con el suelo.

¿Qué te ha parecido esta información sobre las plantas crasas? Deja tus comentarios.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta