La gran mayoría de las plantas que comen insectos crecen en sitios pantanosos, cuyo suelo es pobre en nutrientes, en especial en nitrógeno. Estas plantas logran capturar a sus presas y las disuelven con sus jugos digestivos. Infelizmente, la fascinación de la gente con estas plantas ha sido tan grande, que algunas especies se encuentran en peligros de extinción.

Quizás también te poda interesar: Aldrovanda vesiculosa, planta carnívora que flota en aguas tranquilas

Venus atrapamoscas

Venus atrapamoscas

Todos seguramente ya conocen a la Venus atrapamoscas, pues en otra ocasión ya hemos hablado de ella. Se trata de una planta carnívora que come insectos con rapidez y eficacia. Suele también alimentarse con trocitos de pescado y carne y, aunque es un vegetal carnívoro, no cuenta con un apetito insaciable, dado que cada boca puede llegar a tragar cinco veces antes de morir. Esta planta es también denominada Dionacea.

Rocío del sol

Drosera

Hay aproximadamente 150 especies de Rocío del sol, también llamada Drosera, distribuidas en todo el mundo menos en la Antártida. Se trata de una de las plantas que comen insectos, capturándolos con sus tentáculos con gotas de una sustancia viscosa, similar a la goma, que cubren sus hojas y brillan cuando le dan los rayos del sol. Tiene hojas en forma de roseta.

Drosophyllum lusitanicum

Drosophyllum lusitanicum

Se trata de una planta carnívora similar a un híbrido extraterrestre que cuenta con las herramientas ideales para capturar cualquier tipo de insectos y solamente se encuentra en las regiones montañosas de Portugal, España y Marruecos. Las lluvias limpian sus hojas para que la planta pueda capturar nuevamente más insectos, mientras que los restos de los cadáveres continúan descomponiéndose en el suelo alrededor de la planta.

Aldrovanda vesiculosa

Aldrovanda vesiculosa planta carnívora

Es una planta carnívora acuática que captura su presa a través de cepos pequeños similares a los de la Venus atrapamoscas. Esta planta flota en el agua y su forma de molinete la lleva rodando con la corriente. De esta manera, los pelos en el interior de los cepos detectan cuando un invertebrado está cerca. Asimismo, los pelos en el exterior de los cepos detectan diversas vibraciones para evitar que se cierre sin que haya nada adentro. Se la suele encontrar en los lagos de agua dulce y en los charcos en Australia, Asia y África.

Te recomendamos leer: Conozcamos a la Dionacea, la planta atrapamoscas

¿Qué opinas sobre estas plantas que comen insectos? ¿Te gustaría tener un ejemplar en tu hogar? deja tus comentarios.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta