Contenido del artículo

Si tus plantas han amanecido marchitas tras una noche invernal, quizás debas considerar algunas plantas que toleran las heladas intensas.

Te recomendamos leer: Cuidados de la Nandina o Bambú sagrado

Rosa de Siria

Rosa de Siria

El Hibiscus syriacus es un arbusto de follaje caduco y abundante ramificación de 4 metros de altura de India y China, que forma parte de la familia de las Malváceas. Sus hojas son ovoidales, dentadas o trilobuladas; 4- 8 centímetros de largo. Sus flores son solitarias, blancas, azuladas, rojas, violáceas, etcétera, simples o dobles; 5-8 cm de diámetro. Florece en verano-otoño.

Prefiere un suelo fértil, profundo y algo arcilloso, y una posición a pleno sol o a media sombra. Es una de las plantas que toleran las heladas.

Riega cada 3-4 días en verano y cada 20 días en invierno. Abona con 200 gramos de harina de huesos en la primavera. Propaga por esqueje en otoño; siembra en primavera y poda en otoño.

Berberis

El Berberis es un arbusto de follaje caduco ramificado, provisto de espinas, 1-1,50 metros de altura de Europa, que forma parte de la familia de las Berberidáceas. Sus hojas son púrpuras en la cara superior y grisáceas en la inferior; 2-5 cm de largo. Sus flores son pequeñas, amarillas, dispuestas en racimos. Florece en verano.

Prefiere un suelo fértil, profundo y algo arcilloso; sustrato con resaca de río y tierra negra, y una posición a pleno sol. Tolera las heladas intensas.

Riega escaso; por semana en el verano y sin riego en el invierno. Abona con 20 gramos de fertilizante compuesto en la primavera. Propaga por esqueje en verano y otoño, y poda en otoño.

Nandina

La Nandina es un arbusto de follaje persistente o semipersistente de hasta 1 metro de altura; crece formando matas de China y Japón, que forma parte de la familia de las Berberidáceas. Sus hojas son compuestas, foliolos de 5 – 6 centímetros. Sus flores son blancas de 5 mm de diámetro, agrupadas. Los frutos rojos, globosos que se forman en otoño, permanecen en la planta hasta la primavera. Florece en primavera.

Prefiere un suelo suelto y fértil, profundo y algo arcilloso. En maceteros, 30 cm de profundidad mínima. Provéele una luminosidad plena; más de 4 horas de luz solar directa diaria. La nandina es una de las plantas que toleran las heladas.

Riega cada 10 días en invierno; cada 3 – 4 días en verano. Abona con 20-30 gramos de harina de huesos en primavera. Propaga por semillas en primavera.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta