Plantas de temporada de verano

Plantas de temporada: un brindis al sol del verano

RUDBECKIA HIRTA

Las grandes margaritas de estas floríficas rudbeckias llenan los jardines de vibrantes colores solares desde junio hasta los primeros fríos del otoño. En invierno, sus oscuros botones centrales en forma de cono se convierten en decorativas cabezas de semillas que permanecen en las plantas secas hasta ser podadas o desechadas al final de la temporada. Esta herbácea oriunda de las praderas del centro y el este de Estados Unidos conforma matas espesas y erguidas de unos 50-80 centímetros de alto. Las flores miden unos 10 centímetros de diámetro y pueden ser incluso dobles; gracias a las hibridaciones pueden lucir también degradados anaranjados, rojos e incluso borravino. Resultan muy atractivas para las mariposas y pájaros.

plantas-temporada-verano-735343

La Rudbeckia hirta vive bien en cualquier tipo de clima (zonas 3-10). Necesita pleno sol y riego medio. Es muy tolerante a la sequía y puedes plantarla en cualquier tipo de sustrato.
• La Rudbeckia hirta vive bien en cualquier tipo de clima (zonas 3-10).

• Sitúala a pleno sol. Si disfruta de sombra por la tarde, mucho mejor.

• Necesita riego medio y es muy tolerante a la sequía.

• Puedes plantarla en cualquier tipo de sustrato.

• Planta los ejemplares dejando una separación de unos 40 centímetros entre ellos.

• Resulta muy adecuada para crear masas de color en jardines y contenedores.

MECARDONIA

Esta vivaz rastrera se ha incorporado hace relativamente poco tiempo a la jardinería con sus pequeñas y copiosas flores de color amarillo limón. Surgen de mayo a octubre y son autolimpiantes. Conforma matas bajas y redondeadas de unos 10 centímetros de altura y unos 30 centímetros de diámetro. Se la suele tratar como planta anual.

• Tolera hasta -7º (zonas 9-11).

• Si está a pleno sol florecerá en abundancia.

• Necesita riego medio.

• Vive bien en un suelo pobre, ya que sus demandas nutricionales son bajas. Debe contar con buen drenaje.

• Planta los ejemplares dejando una separación de 30 a 40 centímetros entre ellos.

• Es ideal para crear focos de impactante color amarillo en jardineras, rocallas y arriates.

GYPSOPHILA MURALIS

Sus pequeñas flores blancas, rosado claro o magenta parecen suspendidas en las matas, formadas por tiernas ramillas con pequeñas hojas lineares de color verde vivo. Las plantas tienen entre 15 y 30 centímetros de altura y unos 50 de extensión. El diámetro de las flores no supera el centímetro y pueden ser simples, semidobles o dobles. A diferencia de otras gypsophilas, esta se comporta como anual, y florece desde mayo hasta que empieza el frío.

• Sitúala a pleno sol o sol con sombra parcial.

• Necesita uno o dos riegos por semana si el suelo se nota seco. No soporta el encharcamiento ni el exceso de humedad ambiental.

• Requiere un sustrato neutro o levemente alcalino que drene perfectamente. • Separa las matas entre 20 y 30 centímetros.

• Es perfecta para tiestos, cestas colgantes y borduras, donde combina de forma muy atractiva con plantas de similares requerimientos.

CALIBRACHOA ‘DOUBLE’

Las calibrachoas crecen formando cascadas de flores gracias a su hábito rastrero; por ello resultan tan vistosas en tiestos colgantes, macetas y rocallas. Las ‘MiniFamous Double’ suman a sus flores dobles una carta de 13 colores, desde el rosa pálido al magenta, rojo, amarillo, blanco, salmón, violeta… Estas minipetunias florecen generosamente y sin cesar desde abril hasta el otoño. Son autolimpiantes, es decir, las flores viejas no necesitan ser pinzadas. Las matas son redondeadas, de 15-25 centímetros de altura y 30-40 de extensión. Es una planta anual muy resistente a la sequía y las plagas.

• Sitúalas a pleno sol. Si el clima es extremo, mejor que sea en semisombra.

• Viven bien en cualquier sustrato bien drenado. Si el pH es alto deben recibir quelatos de hierro.

• Debes regarlas justo antes de que el sustrato se seque.

• Dales abono para plantas de flor una vez al mes durante la floración.

ERODIUM X VARIABILE ‘BISHOP’S FORM’

El follaje perenne, formado por abundantes hojas de color verde oscuro y bordes crenados, ofrece un bonito contraste a las flores de delicado color magenta claro de esta preciosa vivaz. Florece desde comienzos del verano hasta que llegan los primeros fríos. Las matas son bajas (10-20 centímetros) y con forma de compacto cojín (15-30 centímetros de diámetro). Es una planta de lento crecimiento.

• Tolera hasta -17º (zonas 7-9).

• A pleno sol dará flores en abundancia.

• Necesita poco riego o en todo caso moderado. El suelo debe secarse entremedias.

• Prefiere un sustrato arenoso y seco, con perfecto drenaje.

• Separa los ejemplares 20-30 centímetros.

• Luce de maravilla en rocallas, jardineras y como cubresuelos en el jardín. Mezcla muy bien con plantas de sus mismas exigencias.
Fuente [verdeesvida]

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta