Plantas que viven con aire acondicionado

No todo lo que es bueno para el hombre lo es también para sus plantas. Sepa como disminuir los estragos causados por el aire acondicionado en sus macetas y que hacer para crear un ambiente adecuado.

Para mucha gente, el aire acondicionado se tornó sinónimo de confort, siendo muchas veces el ingrediente indispensable para tornar un determinado ambiente “habitable”.

Pero, mismo siendo capaces de dejar salas y cuartos agradables para los humanos, son extremadamente perjudiciales para la mayor parte de las especies de plantas ornamentales.

Entre ellas, algunas consiguen (no tanto como adaptarse pero) sobrevivir con belleza en los ambientes refrigerados: Árbol de la felicidad (Polyscias spp.), oreja de burro (Syngonium podophillum), hera real (Fastchedera), arbol de caucho (Fícus elástica decora), o ficus (Fícus benjamina spp.), Cheflera ou Schefflera (Schefflera spp.) y la Arália elegante (Dizygotheca elegantíssima), entre varias otras, consulte a nuestros expertos en Garden Center Ejea por más variedades acordes a su gusto.

Ficus%20elastica%20decora%20Small

Plantas hidratadas sobreviven mejor

Lo que sucede con las plantas que conviven con el aire acondicionado es que sufren deshidratación acelerada de las hojas, por falta de humedad en el aire. La deshidratación va dejando las hojas quemadas; no hay regeneración y el follaje se acaba cayendo.

Lo que es preciso de hacer es proveer las plantas con la humedad necesaria, instalando algunos puntos que vayan abasteciéndola gradualmente por la evaporación. El lugar ideal para estos puntos es la tierra de la maceta, en su superficie.

Allí, además de ayudar a humedecer las hojas, colaboran para el desarrollo de nuevas mudas. El método más común para proveer la planta de estos puntos es cubrir la tierra de la maceta con musgo (esfagno).

Musgo para cubrir la tierra de las macetas

Antes de usar el musgo, es necesario hidratarlo, colocándolo en remojo en bastante agua limpia durante 24 horas. Después de esto, comprímalo levemente con las manos para retirar el exceso de agua retenido por las fibras.

Con el musgo hidratado y escurrido, revista totalmente la tierra de la superficie de las macetas con una camada de 8 cm. de espesor.

Tenga cuidado para dejar un espacio libre en torno a los tallos, evitando que la humedad constante acabe por pudrirlos. Lo ideal es mantener el musgo siempre húmedo pulverizándolo directamente con agua.

Atención: No use regadora, porque acabará encharcando la tierra y con poco efecto sobre el musgo.

Para ayudar al trabajo de hidratación, pulverice también las hojas, manteniendo en ellas pequeñas gotas de agua. Regule el pico del pulverizador para una niebla bien fina.

Si usted cultiva trepadoras que estén apoyadas en pedazos de xaxim, manténgalos humedecidos con pulverización, como si fuesen musgo, cuidado para no dejar el xaxim empapado por demás.

La salud también viene de la iluminación

Pero no solo es el agua que deja las plantas que viven en aire acondicionado con buen aspecto. No se puede descuidar la luminosidad, factor responsable por la fotosíntesis de las hojas y copa. No siempre la luz de estos lugares es adecuada, las lámparas fluorescentes producen claridad, pero no emiten los rayos necesarios para el proceso de fotosíntesis tan necesario para las plantas.

Abono: Ingrediente siempre indispensable

Es necesario recordar que, por más cuidado que se tenga, las habitaciones con aire acondicionado, son en principio, ambientes poco indicados para el crecimiento de sus plantas. Por esto será necesario prestar atención a la fertilización.

Use fertilizante foliar 20-20-20 una vez por mes. Ese abono, además del NPK es rico en micronutrientes, como zinc, cobre y suplirá las necesidades para un crecimiento saludable, aún lejos de las condiciones ideales para cualquier especie vegetal.

Por Pablo Morales
Garden Center Ejea

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí