La poda de frutales consiste en cortar, remover o acortar las partes del ramaje para generar una planta fuerte, bien formada y con frutos de buena calidad y tamaño. Los frutales que no se podan podrán incrementar el volumen de follaje, pero tendrán una producción irregular o una mala cosecha.

poda de frutales

Te recomendamos leer: Cuidados y cultivo de la flor de un día o Hemerocallis

Poda de frutales

Poda de formación

La poda de formación logra un ejemplar con copa equilibrada y ramas fuertes, capaces de soportar una fructificación abundante. Se realiza en el momento de la plantación del frutal cortando las ramas débiles, dañadas, formadas por aquellas que crecen demasiado juntas, dejando solamente cuatro ramas primarias que después generarán ramas secundarias.

Poda de fructificación

Debe efectuarse en el ejemplar adulto para mantener una adecuada producción regular por muchos años. Algunas especies suelen fructificar sobre ramas del año anterior; ramas cortas; ramas largas; ramas cortas y largas.

Cuáles son los principios de la poda de fructificación

  • La poda de fructificación en la consecuencia de la acumulación de sustancias en las ramas.
  • Las ramas cortas con entrenudos tienen una mayor posibilidad de fructificar en aquellos brotes con entrenudos amplios.
  • La circulación lenta de la savia favorece la planta.
  • El acortamiento de la rama en exceso produce una brotación intensa y vigorosa
  • La supresión de algunas ramas deja un mayor espacio e iluminación a las ramas restantes.

Raleo

El raleo suprime todos los brotes denominados chupones que aparecen al pie de la planta, así como también las ramas secas, dañadas o rotas. Después deberán quitarse todas aquellas que se rozan o estén muy juntas para mejorar la luminosidad e incrementar la fotosíntesis.

Poda de acortamiento

La poda de acortamiento significa cortar una sección de cada rama, permitiendo la formación de ramas nuevas y vigorosas según la intensidad de la poda.

Poda del manzano y poda del peral

poda de frutales

  • Poda del manzano: la fructificación es originada en una yema mixta que produce muchas flores y un brote; esta yema se encuentra en el extremo de las ramas cortas de dos años. Las ramas con yemas fructíferas se llaman de diversas maneras según las diferentes etapas de su evolución. Una formación redondeada en la base del fruto ocasionará yemas que se transformen en ramas fructíferas. Esta especie tiende a fructificar sobre ramas cortas y, por ello, deberá reducirse al raleo y acortamiento de algunos tallos.
  • Poda del peral: el raleo de la copa del peral ayuda a mejorar la entrada de la luz solar y el aire y obtener frutos con una moderación adecuada. Acorta un tercio de los tallos de la última brotación para favorecer la formación de ramas floríferas.

¿Qué te ha parecido este post sobre la poda de frutales?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta