Las rosas son arbustos leñosos caducos, originarias de Asia y nativas de Europa, Norteamérica y África noroccidental. Es una especie ornamental capaz de resaltar en cualquier parte, siendo las más populares a nivel mundial, por lo que habría que considerar su poda de manera correcta.

poda-rosales-invierno

Las rosas tienen una larga floración, la cual cesa en el invierno cuando la planta ha perdido las hojas. Y aunque durante el año se le hacen unos despuntes leves y una buena limpieza. La poda de rosales es de los cuidados más básicos e importantes que se requieren para poder crecer sanas y fuertes. Siendo el invierno la época propicia para ello.

Criterios básicos para la poda de rosales

poda-rosales

Lo primero que se debe tener en cuenta para realizar la poda cuando ha llegado el invierno es tener el momento preciso para realizar el corte, es decir, cuando este soleado y el clima vaya a favor, sin heladas.

La poda va a ayudar a limpiar la planta para prepararla de los fríos meses que están por venir, eliminando flores muertas, tallos secos y ramas débiles. Así que para poner manos a la obra se requiere de algunas herramientas como tijeras para podar, navaja bien afiladas y guantes.

Se debe elegir aquellas ramas vigorosas y eliminar aquellas que son muy débiles, secas o que están en un muy mal estado. Para ello se deben cortar a unos 25 cm de altura, dejando aproximadamente 4 o 5 yemas de altura, siempre y cuando se respeten los brotes recientes.

En cuanto al corte debe ser biselado, dejando la parte de arriba para que se proteja mejor la herida. Así que la incisión con las tijeras debe ser limpia y si no se logra así, lo ideal es repasar dicha tajadura con la navaja. Con ello se va a generar una cicatrización correcta para que no le afecten los hongos y el hielo.

Además, las ramas vigorosas también pueden recortarse, siguiendo el procedimiento tal cual. En cuanto a las hojas deben desecharse aquellas que tienen cierta alteración de color, ya sean cafés, amarillas o que estén secas. Mientras que las flores deben eliminarse las que se encuentren secas, ya que pueden tomar más energía de la necesaria para poder mantenerlas vivas, lo que va a terminar por desgastar la planta. También es necesario eliminar los frutos, las ramas leñosas y los chupones.

Por último, es conveniente verificar el drenaje para poder asegurar que no se existan encharcamientos con las lluvias y quizás un poco de acolchado sobre las raíces de la planta va a resultar excelente.

Imágenes cortesía de: easyjardín, comohacerpara,

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta