Quizás has escuchado sobre el poder de la luna en las plantas. Desde tiempos antiguos, los agricultores se dieron cuenta que según la fase lunar dependía en gran medida con el crecimiento de los espacios verdes. Por ello siempre miraban al cielo antes de cultivar o cosechar.

poder-luna-plantas

Las fases de la luna tienen poder en la producción y calidad de los cultivos por medio de la savia, la cual se le conoce como “influjo lunar” y se manifiesta mediante los rayos lunares, ya sea en el huerto o el jardín. Siendo la luz de cada fase capaz de penetrar a través del suelo para vincularse con la germinación y el crecimiento.

Poder de la luna en las plantas

luna-plantas

Las fases lunares son cuatro: luna nueva (luna totalmente negra), luna llena (luna completamente redonda y blanca), cuarto creciente (cuando al unirse las dos puntas se forma una “d” y cuarto menguante (cuando la luna forma una “c”).

Luna nueva: en esta fase la intensidad de rayos lunares se encuentra en los niveles mínimos, lo que contribuye a un crecimiento lento y un período de reposo para las plantas. Lo que se puede hacer es eliminar las malas hierbas, retirar las hojas, aplicar abonos y fertilizantes. Así como sembrar el césped si se presentan lluvias.

Luna llena: el dominio de la luna en las plantas en esta fase incluye el crecimiento del follaje con el incremento de la luz lunar. Además de muy poco crecimiento de las raíces y menos fructificación en comparación con otras fases. Para ello lo mejor es recolectar la cosecha, fertilizar las plantas y transplantar las de interior.

Cuarto creciente: durante esta fase la luz lunar incrementa y la savia asciende hasta la parte superior de la planta, por lo que en este período va a favorecer la siembra para un desarrollo mucho más rápido. Así que convendría aprovechar el cultivo de las plantas y las flores, la limpieza de hojas, la poda y el abono.

Cuarto menguante: en esta fase las plantas tienen su máximo esplendor y tienden a ser más fructíferas. Los rayos lunares comienzan a minimizar y la savia desciende a las raíces. Así que en esta fase se recomienda el transplante, quitar hojas marchitas y acabar con la mala hierba y los insectos. Además de sembrar vegetales que crecen bajo tierra y regar los espacios verdes.

Y aunque esta influencia de la luna no está del todo comprobada científicamente, se puede seguir las tradiciones y sacar las propias conclusiones.

Imágenes cortesía de: pixabay, es.steepwalls,

No hay comentarios

Dejar una respuesta