No puede existir un jardín hermoso como tal si no posee un prado verde digno, por lo que figuran ciertas normas esenciales para su cultivo y mantenimiento. Así que es importante realizar una aireación adecuada, ya que con ello se asegura la belleza y salud del espacio verde.

aireacion-prado

Quizá también te puede interesar: Errores más frecuentes al regar las plantas

La aireación y su importancia

La superficie destinada al prado aparecerá al cabo de unos cuantos meses. Sin embargo, el prado puede tener un aspecto inmejorable por la acción del riego y el sol, pero gracias a los abonos periódicos y a las desinfecciones pueden minimizar ese deterioro. Aunque al cabo del primer año de implantación, las cosas pueden tomar otro rumbo, ya sea que aparezcan manchas amarillas u oscuras, o bien, la hierba se seque y muera. Pero ¿Qué puede suceder?¿A qué se debe? quizás esto pase porque el prado no puede respirar correctamente.

A medida que las hierbas van infiltrándose en el terreno, se forma una capa de raíces capilares entrelazadas (como la trama de un tejido). Al mismo tiempo que aparece una serie de tallos endurecidos y fibrosos que se vuelven amarillentos.

El filtro formado por las raíces y la hierba no permite que el aire llegue con normalidad al terreno, incluso el agua penetra con mucha dificultad. Lo que da como resultado una asfixia del prado, sobre todo en el área donde está muy compacto o se pisa con frecuencia. Poco a poco aparece a la vista el resultado, hierba amarilla y seca.

Cuando realizar la aireación

aireacion

Primer año: airear ligeramente en septiembre, si el césped ha sido sembrado o plantado en marzo o abril. Ahora bien, si se ha establecido más tarde, limitar la aireación en las áreas más expuestas o que se pisan más.

Segundo año: airear con mucho cuidado en marzo, julio y septiembre. Se puede realizar otra aireación (una cuarta) a finales de octubre, según las condiciones climáticas del lugar o la región.

Tercer año en adelante: la primera aireación debe ser a principios de marzo, después repetir la operación cada mes o máximo cada 45 días hasta finales de octubre.

Cómo realizar la aireación

Para llevar a cabo esta operación es necesario un aireador, por lo regular se aconseja un modelo grande, ya que a mayor peso se multiplica la fuerza de penetración a la vez que se reducir la fatiga. Si el prado no ocupa una superficie superior a los 100 m2, el aireador puede ser de un modelo más pequeño.

No hay comentarios

Dejar una respuesta