Si tienes un rosal en tu jardín y quieres propagarlo, en este post te diremos cómo hacerlo mediante injerto. ¡Toma nota!

Te recomendamos leer: Propagación de rosal – parte 1

El injerto

El injerto deberá realizarse cuando el portainjertos logrado mediante estacas o semillas se encuentre en plena actividad vegetativa y con una gran afluencia de savia para hacer que la epidermis se despegue fácilmente.

Riega abundantemente una semana antes de injertar para mejorar las condiciones. Injerta en el cuello de la planta a 3 cm por debajo del mismo descubriendo la base sin perjudicar las raíces o el tallo.

Técnica adecuada

En el rosal se aplica el injerto de escudete. Se lleva a cabo una incisión en forma de T en el portainjertos y se separa de la epidermis con la uña que la navaja de injertar tiene en su parte posterior. La yema a injertar tendrá que separarse con forma de escude e injertarse en la incisión.

Sujeta el injerto con rafia para favorecer el contacto entre ambas partes. La soldadura se produce en tan solo 15 días.

Tres semanas después se retira la ligadura para que no se produzca el estrangulamiento de la planta y la yema pueda vegetar. Los rosales de pie bajo, arbustivos, miniatura y trepadores se injertan a nivel del suelo. El de pie alto a 1,10 metros y el llorón a 1,80 de altura colocando en estos últimos dos yemas opuestas con 3 cm de desnivel para lograr una copa pareja.

Para lograr el rosal de pie alto y llorón

  • La primera etapa para lograr el portainjertos es muy parecida al resto de los rosales. Durante el primer año no se injerta para favorecer el desarrollo radicular.
  • En invierno poda a nivel del suelo. De las yemas que brotan se escoge la rama más vigorosa cortando las restantes.
  • Cuando alcance la altura deseada se despunta para permitir el desarrollo de las 3 yemas terminales y conseguir mayor afluencia de savia.
    El injerto de escudete se practica en la zona apical en forma similar al resto de los rosales.

Yemas para injertar

  • Los rosales miniatura, de pie bajo, arbustivo y de pie alto deberán injertarse con yemas de brotes que hayan florecido; para desprender el escudete con facilidad riega abundantemente 4 días antes el rosal del cual se extrae la yema.
  • Para injertar el rosal trepador y llorón se escogen ramas que no hayan florecido.
  • Las ramas cortadas para sacar las yemas se deshojan, se eliminan para facilitar el trabajo y se mantienen protegidas con una tela húmeda.
  • Las mejores yemas se encuentran situadas en la parte media de los brotes.

Cuidados posteriores

  • Efectuado el injerto se suprime por completo el riego durante 15 días.
  • Una vez prendido se quita la atadura.
  • Transcurrido el período de heladas se poda el portainjertos a 2 cm sobre la yema con un corte a bisel y en dirección opuesta a la misma.
  • Todo brote que genera el pie se corta para impedir que le reste vigor a la planta.
  • El nuevo brote se despunta al alcanzar 10 centímetros.
  • En el primer año no debe florecer; se eliminan los botones florales cuando aparecen.

¿Qué te ha parecido este post sobre como propagar el rosal mediante injerto?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta