Los helechos del género Davalia son ideales para canastas o cestas colgantes. Abarca un grupo de plantas que crecen en árboles, todas ellas originarias de Australia, Indonesia, Japón, África e islas Canarias. Pueden ser empleadas como plantas de interior, dado que son muy fáciles de cultivar y cuidar porque no requiere demasiada humedad.

Davallia

Te recomendamos leer: Helecho culantrillo: cuidados y cultivo

Propagación de la Davalia

Cuando finalice el invierno, antes de terminar la temporada de crecimiento, corta los rizomas en trozos de 7 cm e insértalos en un compost de turba y mantenlos húmedos en un sitio cálido. En tan solo un par de semanas verás como sus raíces comienzan a desarrollarse. Otro método para propagar Davallia consiste en sembrar esporas en un compost elaborado con arena y turba; si tienes un propagador, utilízalo de manera tal que las temperaturas ronden entre los 15 y los 24 °C. La humedad tiene que ser constante. Cultivado de esta manera, los helechos no madurarán hasta recién pasado dos años.

Problemas de la Davallia

Si percibes que sus frondas se caen o se tornan amarronadas, esto es debido por la falta de agua. Corta las frondas secas y sumerge la planta en agua. Una vez en su sitio, no olvides regarla y rocíala regularmente, alejándola de las corrientes de aire frío.

Especies de la Davallia

  • Davalia canariensis: se trata de una planta originaria de las islas Canarias que cuenta con unas frondas de 30 cm de largo, de color verde y forma triangular. Sus raíces se encuentran cubiertas de escamas amarronadas y crecen a lo largo de la superficie del compost.
  • mariesii: también conocida como Davallia bullata, es una planta de origen japonés que cuenta con un rizoma y velloso, amarronado y tierno; sus frondas son de color verde y se tornan amarronadas cuando la planta madura.
  • fijiensis: es originario de las islas Fiji. Posee raíces carnosas de color marrón. Cuando crece de manera silvestre lleva a alcanzar las dimensiones de un árbol. La D. plumosa es una de las variedades más populares, oriunda de la Polinesia. Sus rizomas son tiernos y blandos y cuenta con hojas arqueadas y hojuelas similares a las plumas.

Cuando adquieras una Davallia, escoge siempre un ejemplar que sea pequeño, no solo porque es más barato sino porque cuenta con hojas verdes, onduladas y frescas. Nunca compres una Davalia con las puntas dañadas, porque la plata se desmerecerá rápidamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí