La alelopatía es un fenómeno biológico en donde un organismo produce uno o más compuestos bioquímicos que influyen en la reproducción, supervivencia y crecimiento de otros organismos. El término proviene del griego alelen “uno al otro” y pathos “que es sufrir”. Esto se refiere a los efectos perjudiciales o benéficos directa o indirectamente en el resultado de la acción de compuestos químicos que liberan las plantas y ejercen su acción en otras especies.

Alelopatía

Cómo funciona la alelopatía

El funcionamiento de la alelopatía se basa en la plantación de distintas especies de plantas en la misma ubicación para proteger unas de otras a través de las sustancias que se van generando. Dicho sistema no solo se encarga de colocar las especies para protegerlas de otras plantas, sino que también evita la germinación. Por tanto, es primordial usar aquellas plantas que atraigan a cierto tipo de insectos y otros microorganismos para liberarse de ciertos seres vivos que pueden causar daños severos.

De igual forma, las plantas pueden obtener un equilibrio y desarrollo por medio de las interacciones bioquímicas que realiza. Así que el empleo de la alelopatía ayuda en el control de plagas.

De los beneficios de la alelopatía en la agricultura, es evitar el uso de productos químicos. De tal manera, que el producto final sea más natural y nutritivo, evitando elementos químicos que lo puedan alterar. Pero para que el medio ambiente se autorregule, es necesario conocer las distintas especies y sus interacciones con los demás para poder elegir la correcta y, con ello, garantizar su eficacia.

Tipos de alelopatía

Tipos-de-alelopatía

Dentro de los tipos de alelopatía están aquellos que se dan por los árboles frutales y que se les conoce como autotoxicidad o autoalelopatía. Otras especies de plantas herbáceas se dan sobre especies frutales o heterotoxicidad.

En el control biológico con plantas se emplea desde hace tiempo en agricultura para atraer o repeler insectos, gusanos y otros agentes de enfermedades. Los tipos de control de plagas biológicos se usan con plantas repelentes, plantas acompañantes o cultivos trampa.

Plantas acompañantes

También se les conoce como las plantas afines y aportan beneficios mutuos a otras plantas. Dicho beneficio puede ser el desarrollo, el crecimiento, la germinación de la planta e incluso el sabor y el aroma de los cultivos finales. Las plantas afines o acompañantes deben sembrarse cerca del cultivo para que la sustancias emitidas sean absorbidas por la otra planta.

Ejemplos de plantas acompañantes
Cebollas con pepinos, zanahorias, tomates o remolachas.
Apio con puerros/poros, tomates, coles o judías.
Tomates con albahaca, zanahorias, puerros/poros o ajos.
Ajos con tomates, lechugas, fresas o cebollas.
Patatas con caléndula, apio, judías o ajos.
Pimientos con lechuga, tomates, perejil o berenjenas.

Plantas repelentes

Son plantas con un fuerte aroma que mantienen a los insectos alejados de los cultivos. Existen especies que son específicas para cierto tipo de insectos, mientras que hay otras son para insectos más generales. Las plantas pueden sembrarse dentro del cultivo, o bien, bordeando a modo de barrera protectora, teniendo un área de influencia de hasta 10 m de distancia.

Ejemplos de plantas repelentes
La menta repele frente a la mosca blanca, los ratones y las hormigas.
La salvia repele con la mosca blanca, los pulgones y la mariposa de la col.
La albahaca repele frente a los pulgones, la mosca blanca o la araña roja.
El orégano repele frente a las hormigas, los pulgones y las moscas.

Cultivos trampa

Son plantas que atraen insectos perjudiciales para alejarlos el cultivo principal. Estas se siembran en el perímetro del cultivo que se desea proteger, o bien, entre las demás plantas para concentrar las plagas, atraparlas y eliminarlas. Otro uso de estas plantas es el de ayudar a reproducir depredadores o parásitos de plagas que suelen afectar al huerto.

Ejemplos de cultivos trampa
La mostaza atrae a los gusanos comedores de follaje.
La ruda atrae las polillas y las moscas.
La hiedra atrae a los ácaros y las chinches.
El trébol atrae a la mosca del repollo.
El tabaco atrae a la mosca blanca.
El eneldo atrae a los gusanos tierreros.

Decocciones y purines

Así que una forma tradicional de aprovechar las propiedades alelopatícas de las plantas, es por medio decocciones de plantas o fermentaciones acuosas para obtener preparados con resultados eficaces. En este caso, el purín de ortiga brinda vigorosidad y salud a las plantas, a la vez que previene las enfermedades producidas por hongos. De igual forma, la decocción de cola de caballo ayuda a debilitar las plagas y previene la presencia de hongos.

Por tanto, el uso de la alelopatía para el control de plagas y enfermedades de las plantas resulta benéfica en todos los sentidos, ya que asegura un cultivo de calidad, da vida y diversidad al huerto y aporta un equilibrio natural a la tierra. Así que vale la pena reconocer la importancia de las plantas en nuestras vidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí