Plantas-sufrido-heladas

Si las plantas han amanecido marchitas y las hojas han quedado ennegrecidas, deshidratadas o quemadas tras una noche de invierno o el paso de un frente frío, el primer impulso que solemos tener, es el de eliminar las partes afectadas.

Sin embargo, es importante saber qué hacer cuando las plantas han sufrido un una helada o un ataque de esa índole para que puedan sobrevivir. 

Acciones para cuando las plantas que han sufrido el efecto de las heladas

Según el grado de rusticidad, es decir de la resistencia a las bajas temperaturas y el momento del desarrollo, las plantas pueden verse afectadas en menor o mayor medida. 

Sufrido-heladas-plantas

Las heladas tardías especialmente perniciosas afectan las yemas y los brotes nuevos, así como las flores y los frutos en desarrollo.

Lo ideal es no podar hasta que el riesgo de heladas haya pasado, ya que las partes secas protegen el resto de la planta del frío. Asimismo, el podar en invierno podría causarles más daño.

A medida que las temperaturas descienden respecto al umbral de sensibilidad de la planta, este empieza debilitar su actividad funcional, los equilibrios biológico se alteran y finalmente produce la muerte celular y la destrucción de los tejidos vegetales.

Hay plantas como las coníferas que puedan resistir fríos fuertes, pero en cambio otras especies que proceden de regiones tropicales empiezan a sufrir apenas las temperaturas bajan 5°.

Plantas-heladas

Por eso es importante escoger las plantas con la rusticidad adecuada para la zona, ya sea para el jardín o la terraza. De lo contrario, sufrían las heladas y podrían morir.

En la mayor parte del territorio de la península se registran temperaturas mínimas de -12° a -7° y de -7° a -1°, por tanto se tratan de heladas medias.

Las fuertes se registran en las zonas altas de las montañas de -17˚ a -12°. En las costas cantábrica, mediterránea y las Islas Baleares donde el termómetro apenas baja a -1 °C, las heladas son suaves y las Canarias algunos puntos de Andalucía están libres de ellas.

Cómo actuar con cada tipo de planta

La marchitez y la coloración marrón o negra de los tallos, las hojas o flores indican que los tejidos han sido destruidos por el frío. Según el daño y su impacto en el jardín debemos actuar rápido para evitar agravar el problema. 

Helada-plantas

Pero lo ideal es tomarlo con calma, ya que las hojas secas no significa que las ramas estén muertas.

Plantas anuales. Estas plantas herbáceas por lo regular no suelen sobrevivir a las heladas medias a fuertes. Así que no hay más remedio que retirarlas del tiesto y los parretes.

Plantas herbáceas perennes o vivaces. Muchas de estas especies pierden la parte aérea por el efecto del frío, pero si son rústicas, la raíz o el bulbo están suficientemente protegidos que podrán rebrotar sin ninguna dificultad en la primavera. 

Si se ven demasiado antiestéticas se puede recortar al ras. Pero ten en cuenta que incluso secas algunas ejercen un papel ornamental en el jardín en el invierno, con lo cual puedes postergar la poda hasta finales de febrero.

Flor-sufrir-helada

Leñosas. Los árboles y arbustos de origen tropical y subtropical sufren notablemente con las heladas medias y fuertes

Los tropicales puede que no se recuperen. Mientras que los subtropicales y los que aún no se han aclimatado lo suficiente sufren daños severos.

Las demás especies se verán afectadas según su grado de rusticidad. Para ello habría que eliminar mediante la poda todas las partes afectadas, siendo el único remedio, aunque debe ser en el momento apropiado.

Cuándo podar las plantas que se han helado

Lo ideal es podar hasta que el riesgo de heladas haya pasado, ya que las partes secas protegen el resto de la planta del frío. 

Incluso el podar en invierno podría causarle un mayor daño, ya que producirá brotes que serán sensibles a las nuevas heladas y difícilmente se podrán recuperar.

Plantas-frente-frío

Por tanto, siempre conviene esperar a que genere brotes en la primavera, ya que es el momento en el que se podrá observar qué parte de la planta está viva para salvar mediante la poda. Hacerlo antes, sería una poda a ciegas y tal vez se cortaría más de lo necesario.

La poda deberá ser proporcional al daño causado por la helada. Esta deberá ser ligera, si solo se ha afectado la parte del follaje y, severa o de renovación total, si ha sobrevivido la raíz.

Así que ahora que ya sabes qué hacer cuando las plantas han sufrido una helada, no dejes de seguir estos consejos para que pueda recuperarse de la mejor forma. Si embargo, no está de más saber cuáles son las plantas que toleran las heladas intensas para asegurar su desarrollo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí