Las raíces tuberosas son raíces engrosadas de algunas especies herbáceas perennes y se usan para producir plantas nuevas. Su aspecto varía de una a otra especie pero conserva las características típicas de una raíz. Están faltos de nudos y entrenudos, y las yemas se localizan solo a los extremos y originan tallos y raíces fibrosas.

Te recomendamos leer: Leyenda de la flor de la Dalia y sus cuidados

División de raíces tuberosas de la Dalia

Durante la primavera y el verano la Dalia forma raíces tuberosas pegadas a la corona de la planta. La división debe llevarse a cabo a fines del invierno o principios de la primavera poco antes de plantarlas. Para dividir con seguridad de que cada sección contenga por lo menos una yema de crecimiento, el racimo de raíces tendrá que colocarse en condiciones húmedas y templadas. Basta mantenerla durante una semana en turba, aserrín o arena húmeda cubierto con un plástico oscuro para que las yemas comiencen en la brotación.

El acondicionamiento invernal

Las raíces de La Dalia deben desenterrarse a todos los años luego de las primeras heladas. Se quita el suelo evitando daños en las raíces tuberosas y se orea durante varios días. La tierra seca adherida debe desprenderse con la mano. Las raíces se almacenan en un sitio cubierto, ventilado y fresco hasta el momento de la división.

Begonia tuberosa

En esta especie la raíz primaria se transforma en una raíz abultada. La yema se distribuye en la corona superior y las raíces fibrosas se producen en el otro extremo. También se pueden dividir en primavera con tal de que cada sección posea una yema de crecimiento. Protege la superficie cortada con fungicida y cada sección se debe dejar secar durante varios días antes de plantarla en un medio húmedo.

Rizoma

El rizoma es un tallo grueso horizontal que se desarrolla a lo largo de la superficie del terreno o bien subterráneamente. Cada año genera raíces adventicias en la parte inferior cerca de un nudo; en un extremo emite varios brotes que forman hojas y flores.

División del rizoma

El lirio es una de las especies que posee el rizoma típico. Su propagación se realiza cortando o dividiendo el rizoma en secciones, cada una de las cuales produce un brote nuevo y raíces adventicias. Cada 4 años luego de la floración se desentierran las matas y se separan los grupos con las manos. Se divide en secciones cada una con un abanico de hojas.

Época apropiada

Los rizomas se dividen a fines de verano o principios de la primavera. Si se hace muy temprano en el verano lo rizomas arraigan perfectamente antes del invierno y florecen en la próxima primavera. En la división de primavera, los lirios no alcanzan a florecer en la misma estación quedando postergada hasta la primavera siguiente. La producción de la yema florífera dependerá de la fotosíntesis en las hojas y el almacenamiento de nutrientes durante el invierno y principios de la primavera. La Hortensia de invierno, la achira y el muguet son otras de las especies con rizoma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí