Tipos-de-invernaderos-jardín

Qué son los invernaderos de jardín y cuáles tipos hay en el mercado

Tipos-de-invernaderos-jardín

Los amantes de la jardinería tienen claro que en el invierno, la vida reposa y el jardín no pide mucha atención como en primavera o verano. Así que esa falta de actividad suele recurrir al uso de un invernadero.

Los invernaderos son estructuras que dan un toque único al lugar. Por lo que hay un mundo de posibilidades, desde pequeños hasta de un tamaño considerable, con complejos sistemas de ventilación, humedad y temperatura. Es por ello que vale la pena saber qué es un invernadero y los tipos que hay en el mercado para elegir el correcto.

Importancia de un microclima

Los invernaderos se clasifican por muchas variables, pero la que es más determinante, es la temperatura obtenida por la estructura. Si bien, van a proporcionar una protección para las plantas, el propósito es extender la temporada de crecimiento. Además, permite cultivar una amplia gama de especies que no toleran el frío, ya que agrega calor suplementario al ambiente. Por el contrario, cuando el exceso de calor es el problema, un invernadero con un mecanismo de enfriamiento va a permitir un clima templado dentro de la estructura.

Invernadero-forma-túnel


Sin embargo, dentro de estos tipos existen muchas consideraciones. Así que se clasifican según en función del diseño. Los hay tradicionales, majestuosos, góticos, con cúpulas, de pared, etcétera.

Al hablar de materiales, las opciones son ilimitadas, lo cierto que todo está en función de la estética, el costo, así como las ventajas y desventajas. Dentro de los materiales para el soporte están el aluminio, el hierro, el plástico y la madera. Mientras que para la cobertura se encuentra el vidrio, la fibra de vidrio, el acrílico, el plástico y el polietileno.

Pautas básicas para colocar los invernaderos

El cultivo bajo invernadero siempre ha permitido obtener producciones de calidad y mayores rendimientos. Pero habría que seguir ciertas pautas para poder tener un invernadero. He aquí las más básicas.

Luminosidad. La luz solar es fundamental a la hora de cultivar en el interior del invernadero. Debe tener un mínimo de 6 horas de luz al día. Teniendo este parámetro en cuenta para la colocación del invernadero, no ubicarlo en un lugar con excesiva sombra, si no va a perjudicar el cultivo.

Temperatura. La temperatura ideal para una gran variedad de cultivos oscila entre 20˚ por el día y 7˚ por la noche. Si en el invernadero la temperatura es más elevada, se puede abrir puertas y ventanas para que esta descienda.

Tipo-de-invernadero-venlo

Humedad. La mayor parte de las plantas o cultivos necesitan una humedad relativa en el aire de entre 45% a 60%. Es muy importante que la humedad no sea superior porque favorecería la aparición de plagas de insectos y hongos.

Aireación. Habría que tener en cuenta la importancia de las ventanas y las puertas para conseguir descender la temperatura en el interior y conseguir tener una ventilación correcta para las plantas. En las puertas y ventanas se puede instalar telas mosquiteras o telas anti-trips para evitar la entrada de insectos al interior.

Si con la apertura de puertas o ventanas no se consigue que la temperatura baje, se puede instalar ventiladores en el interior para favorecer el descenso de la temperatura. En épocas de mucho frío también podemos instalar un calefactor o bomba de calor en el interior.

Tipos de invernaderos que hay en el mercado

Si estas pensando en invertir en un invernadero, pero no sabes ni por donde empezar. Para ello hay que tener presente que un invernadero es un microlima, el cual resulta ideal para la plantación, independiente de los cambios de estación, ya que permite cultivar todo el año. Los invernaderos pueden clasificarse dependiendo de las dimensiones y los materiales, así como el tipo de cultivo que se quiera producir. Así que conoce los tipos de invernaderos que hay en el mercado:

Invernadero fresco. Su temperatura de mantenimiento está entre los 5 y los 7˚C. Este tipo se usa un mes antes de que llegue el invierno frío, el cual ofrece protección en los cultivos más sensibles a las heladas invernales.

Invernaderos

Invernadero frío. La estructura es de las más básicas, siendo el invernadero más económico. En zonas de frío invernal, las temperaturas pueden llegar a alcanzar en el interior del mismo, el cual está alrededor de los 5˚C por encima de la temperatura exterior.

Invernadero templado. La temperatura media alcanza los 13˚, con un aporte extra de calor en el día. Es un modelo de invernadero muy útil para cuando se quiere cultivar hortalizas y plantas de ciclo anual.

Invernadero cálido. Es de los modelos más costosos. Consigue una temperatura de los 18˚C. Es un invernadero ideal para cultivos tropicales, pero no es muy apropiado para vegetales y hortalizas.

Materiales más usados en la estructura del invernadero

Los materiales más comunes en la elaboración de las estructuras para invernaderos son el aluminio, la madera y el hierro, pero también se pueden encontrar versiones muy económicas hechas de PVC. Vayamos a conocer los materiales más usados.

Los invernaderos de madera resultan estéticos, pero habría que considerar que sea de una madera resistente al medio ambiente como la teca y el cedro para su preservación.

Los invernaderos de hierro son los más duraderos y los llaman “los eternos” por su gran resistencia, sobre todos aquellos que son galvanizados por el tema de la oxidación.

Invernadero-cubierta

Los invernaderos de aluminio son estructuras más comunes, la principal ventaja es que no se oxidan, es de fácil mantenimiento, ya sea a nivel doméstico o comercial.

Los invernaderos de otros materiales, los que son de hormigón se construyen de manera permanente y por lo regular se combinan con otros elementos. También están los invernaderos mixtos que como su nombre lo dice, combinan varios sistemas de estructuras que resultan muy versátiles, ya que se elaboran según las necesidades y exigencias de cada uno.

Pros y contras de las estructuras para el cultivo de especies

A diferencia de un cultivo tradicional, disponer de un invernadero en el jardín trae consigo pros y contras. Así que a continuación te mostramos un breve listado de ello:

Pros

  • Cultivar especies de otra forma, sobre todo aquellas que tienen pocas posibilidades de germinar
  • Cultivar una huerta más eficiente
  • Flores frescas todo el año
  • Ausencia de animales como conejos, gatos, perro, ardillas, etcétera
  • Espacio adicional del hogar para poder disfrutar aún cuando la temperatura sea muy baja
  • Mayor posibilidad de éxito en trasplantes y semilleros
  • Belleza y atractivo visual al jardín sin importar el clima

Contras

  • Precisan vigilancia, cuidado y mantenimiento todo el tiempo
  • Algunos son demasiado costosos en cuanto a su construcción, sistema de calefacción y aireación
  • Incremento en electricidad y agua
  • Dependiendo el espacio, pueden llegar a causar la estética en un jardín

Paso a paso para realizar un invernadero de botella

Mediante un proceso simple y práctico se puede obtener nuevas plantas de los tallos de las actuales especies que adornan nuestra casa o jardín. De hecho, el tallo cortado no dispone de un sistema radicular, pero lo cierto es que las especies vegetales tienen varios atributos y no dejan de maravillarnos con las posibilidades que nos da la naturaleza.

Sigue el paso a paso:

  1. Para realizar este proyecto se necesita un botella plástica transparente que usará como simulador de invernadero.
  2. Cortar la botella transversalmente a unos 10 cm. de la base. En el recipiente colocar a partes iguales arena, vermiculita y tierra negra. Estos elementos deben mezclarse para obtener sustrato rico en nutrientes y suelto que además propicia la humedad y el óptimo de desarrollo de la planta.
  3. Seleccionar un tallo de la planta de entre 15 y 25 cm. Este debe contar como mínimo de dos o tres nudos y efectuar el corte por debajo del ultimo. Ten en cuenta que los nudos son yemas donde se aloja el tejido de crecimiento.
  4. El corte efectuado deberá ser en inglete conformando por una punta. Efectuar un agujero en el compuesto nutritivo y colocar la parte basal, hacia abajo de nuestra planta (la punta cortada en inglete debe quedar hacia arriba)
  5. Poner la tapa de la botella, superponiendo los bordes cortados. Mantener la botella sin tapa para propiciar el intercambio gaseoso y poder efectuar el regado.
  6. Colocar el mini invernadero al sol, pero no en una exposición directa o extrema, mantener la tierra húmeda y aguarda a que las yemas generen el sistema radicular.
  7. Cuando la pequeña ramita cuente con los órganos necesarios para poder obtener los nutrientes por si solo, se puede considerar su transplante a una maceta o jardín, dependiendo las condiciones climatológicas y la adaptación de la planta al espacio.
  8. Recuerda que esta tarea es delicada y lleva su tiempo.

Montaje de un invernadero de cristal

El montaje de un invernadero de cristal es bastante sencillo. No obstante, habría que reconocer que el kit y considerar las explicaciones visuales para completar la tarea.

Invernadero-estructura
  • Recepción del invernadero de cristal
  • Las cajas de cartón contienen las barras de aluminio y las piezas necesarias para la construcción. Cada una de ellas viene marcada con número y tamaño.
  • Montaje de un invernadero de cristal. El montaje significa unir los diferentes perfiles, con medidas y con la figura dibujada para evitar equivocarse.
  • Lo primero que se necesita para el montaje, es hacer el frontal y la trasera del invernadero, así como los dos laterales. Unir con los tornillos correspondientes y no apretar demasiado, pues es mejor que tengan algo de holgura.
  • Cuando las cuatro paredes del invernadero de cristal tomen forma, normalmente hay que construirlo en el lugar de asiento definitivo.
  • Anclar el invernadero al suelo. Es un buen momento para colocar los anclajes, normalmente se ponen en las cuatro esquinas y en el medio de cada uno de los laterales. Realizar un agujero mínimo de 40×40 y rellenar de hormigón.
  • Colocar las fijaciones y asegurarnos que esta perfectamente nivelado todo el invernadero, tanto los perfiles laterales como el frontal y la trasera.
  • Con el invernadero montado y completamente nivelado, revisarlo tantas veces como sea necesario.
  • Ubicar los cristales en el invernadero. Ahora viene la colocación de los cristales, empezando con el tejado y los laterales. Es un proceso bastante rápido.
  • Una vez colocados los cristales del techo y los laterales, habría que hacer los frontales. Estos suelen faltarles una esquina, pero no están rotos, sino que hay que buscar que encajen.
  • Remates en el invernadero de cristal. Ya solo queda montar las ventanas y la puerta central. Estas se colocan aparte y se instalan en el invernadero. El fabricante recomienda poner las gomas que sujetan el cristal para mayor seguridad.
  • Ya tenemos el invernadero montado, ya solo nos queda los últimos ajustes y a disfrutar de este gran elemento.

Los invernaderos antiguos tuvieron una apariencia similar a las estructuras que actualmente conocemos, la diferencia está en los materiales empleados y los tamaños.

El tener un invernadero en el jardín puede resultar una gran inversión, de una infinidad de materiales, pero con un solo propósito, el de mantener un espacio verde y esplendoroso. Además, habría que saber cuáles son las mejores plantas de invernadero para colocar las correctas.

Total
27
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados