Rafiolepis planta

Rafiolepis, arbusto de gran porte y belleza

Rafiolepis también conocido como Rapiolepis o Rhaphiolepis pertenece a la familia de las Rosáceas, la cual incluye unas 15 especies de arbustos perennes originarios de Corea y Japón. Siendo muy apreciada por su color y belleza que puede llegar a destacarse en los jardines.
Rafiolepis planta
Quizás también te pueda interesar: Ojo de poeta, planta de abundante floración

Características del Rafiolepis

Son arbustos que pueden alcanzar los 3 m de altura. Las hojas son alternas, de forma ovada, coriáceas, de un color verde brillante. Las flores son rosadas o blancas, que aparecen en racimos terminales y cuenta con 5 pétalos, florecen a principios de la primavera y producen frutos muy similares a pequeñas manzanas. Característica que le da el nombre al género, ya que en griego raphis significa aguja y lepis, escama.

Cuidados del Rafiolepis

Rafiolepis
Es una especie que puede emplearse como ejemplar aislado para jardines pequeños, o bien, para formar grupos. Requiere de una exposición soleada y protegida del viento y del frío.
El suelo puede ser un sustrato para macetas, siempre y cuando tenga un buen aporte de materia orgánica. En caso de trasplante deberá llevarse a cabo en la primavera o el otoño.
En cuanto al riego debe ser lo suficiente para que la tierra este siempre húmeda, pero sin que llegue a encharcar, ya que podría ocasionar problemas graves. Además, es mejor regar con agua sin cal.
Los arbustos son algo exigentes con el abono. Así que un aporte anual con materia orgánica y un aporte de fertilizante mineral va a proporcionar una floración excelente y vigorosa.
Por lo regular, es un arbusto que se recupera muy bien a los trabajos de poda, siempre que no sean muy intensos para darle forma a la floración.
Es una planta que no suele ser atacada por las plagas y las enfermedades habituales del jardín. Pero convendría hacer una revisión periódica para evitar cualquier problema a futuro.
Se multiplica a partir de semillas sembradas en la primavera, o bien, por esquejes a final del verano.
Los frutos son comestibles, que al cocinarse se pueden usar para hacer mermelada o jalea.
Es un arbusto que se torna de una gran coloración, por lo que valdría la pena tener en el jardín. Así que opta por esta belleza de especie y dale ese toque único al espacio verde o jardín ¿Te gusta?¿Sabías de él? Si es así, cuéntanos tu experiencia.
Imágenes cortesía de: Marianne DeSelle, Forest and Kim Starr

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados