La Rechsteineria es una planta compacta, originaria de Sudamérica y América Central, que se cultiva por sus flores brillantes y por su atractivo follaje. La planta crece a partir de un tubérculo redondo, es decir, una base carnosa e hinchada que suele acumular alimento para la planta, permitiéndoles sobrevivir durante periodos de sequía o bajas temperaturas.

Rechsteineria

Quizás también te pueda interesar: Descubre los cuidados de la Choisya o Naranjo mexicano

Conoce los cuidados de la Rechsteineria en primavera y verano

Trasplanta la Rechsteineria en febrero o marzo en macetas de 15 cm de diámetro, rellenas de compost apenas húmedo, con base de turba; coloca la parte superior del tubérculo a nivel de la superficie del compost e incrementa gradualmente la cantidad de agua. Proporciónale una temperatura aproximada de 21 °C para fomentar el desarrollo de brotes nuevos.

Durante la temporada de crecimiento activo, la temperatura no debe ser inferior a los 16 °C mientras que es ideal mantenerla entre 21 y 24 °C. Procura que tu planta reciba luz abundante, aunque lo mejor será protegerla del fuerte sol del verano. Riégala regularmente para mantener el compost húmedo, pero cuidando que no quede encharcado, dado que el exceso de agua en el compost puede llegar a ser muy dañino para esta planta; usa agua templada y ten cuidado de no mojar las flores y las hojas.

El follaje precisa cierto grado de humedad; pulveriza con agua la planta, sin que esta se encuentre en contacto directo con las flores y las hojas, o bien, coloca la maceta sobre una bandeja con piedrecillas mojadas. En primavera y verano agrega un fertilizante líquido al agua cada una o dos semanas. Luego de la floración, disminuye la cantidad de agua gradualmente.

Cuidados en otoño e invierno

Rechsteineria

Intenta mantener la temperatura invernal entre los 16-18 °C, y cuida que no baje nunca de los 13 °C. Mantén la Rechsteineria en un lugar iluminado; el sol directo resultará positivo. Luego de la floración y cuando las hojas comiencen a tornarse amarillentas, disminuye el riego gradualmente y déjala secar en otoño e invierno; solo deberá regarse cuando la temperatura incremente; quita las hojas y flores marchitas y guarda las macetas en un lugar seco a una temperatura de 13 °C.

Ten en cuenta que las raíces de las Rechsteineria son propensas a pudrirse; el exceso de agua hará que los tubérculos se ablanden y se pudran, lo que puede llegar a producir la muerte de la planta.

No hay comentarios

Dejar una respuesta