Cuando se tiene un jardín habitado por hermosas plantas, se puede correr el riesgo de tener la presencia de un polvo gris, manchas negras o vellosidades blanquecinas, lo cual es un claro ejemplo de enfermedades fúngicas, que si no se atienden rápidamente puede propagarse por todas las plantas causando un gran peligro. Así que para mantener esos hongos alejados del espacio verde, puedes recurrir a remedios naturales (no tóxicos) para evitarla infección.

Remedios hongos

Quizás también te puede interesar: Remedios ecológicos a base de plantas para enfermedades y plagas del huerto 

Remedios naturales para erradicar los hongos de una vez por todas

Hongos

Vinagre: al usar una solución a base de vinagre puede hacer que el pH del suelo disminuya considerablemente. Por tanto se requiere de mucho trabajo para poder minimizar el pH de un suelo muy alcalino. El ácido acético que está presente en este líquido va a ayudar a aquellas plantas portadoras de enfermedades, así como infecciones fúngicas como la mancha negra, el mildu y la botrytis. Para ello se debe mezclar una cucharada de vinagre de manzana con ¼ de galón de agua y rociar la solución sobre las plantas. Lo mejor es aplicar en las mañanas hasta que la planta este sana.

Bicarbonato: aunque el bicarbonato de sodio es utilizado en el hogar para múltiples cosas como desodorizar y limpiar cocinas, baños y zapatos. También puede emplearse para el jardín. Este producto es un excelente fungicida multipropósito. Para ello se debe hacer una solución de 1 cucharada de bicarbonato de sodio y 2/4  de galón de agua. La composición química del bicarbonato de sodio crea un ambiente demasiado alcalino para impedir el crecimiento de hongos. Así que para elevar la efectividad, se puede incorporar 1 cucharada de aceite de vegetal y ½ cucharadita de detergente líquido.

Leche: la leche contiene un compuesto llamado ácido láctico. Al aplicarse sobre las hojas infectadas por hongos, el ácido hace que el pH del ambiente circundante disminuya, lo que genera un clima sin crecimiento fúngico. Incluso la leche cuenta con fosfato de potasio, la cual ayuda a inhibir la expansión del hongo. Para ello rocía la leche entera, descremada o en polvo (previamente diluida) sobre las partes afectadas dos veces por semana hasta que el hongo se haya erradicado.

Ahora que ya conoces estos remedios sencillos y 100% naturales, opta por el que mejor te convenga para que puedas combatir esos hongos que intentan acabar con todo ese trabajo que te ha llevado semana, meses y años.

Compartir

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta