Remojar las semillas antes de plantarlas es un truco que muchos jardineros realizan. Pero ¿acaso sabes para qué sirve esta labor? Si no es así, entonces sigue leyendo para que saques tus dudas y tomes en cuenta esto antes de realizar tu siguiente plantación.

Remojar la semilla

No dejes de leer: Plantas que florecen todo el año que vale la pena tener en el jardín

Razones por las que se ponen ha remojar las semillas

Las semillas están diseñadas con muchas defensas para poder sobrevivir a condiciones extremas, ya sea para un calor intenso, frío extremo, condiciones secas, muy húmedas e incluso puede necesitar sobrevivir al tracto digestivo de un animal.

Sin embargo, en el jardín las semillas deberán ser mimadas para que puedan prosperar de forma adecuada. Así que el remojarlas antes de plantarlas va a ayudar a romper las defensas naturales para poder germinar más rápido.

Las semillas tienen un medidor interno para ayudarlas a saber cuando deben crecer. Así que los niveles óptimos de humedad tiene un papel importante al poder alertar a las semillas sobre el tiempo ideal de crecimiento.

El ponerlas en remojo puede incrementar rápidamente el contenido de humedad, lo que indica que es buen momento para germinar.

Existen ciertos tipos de semillas que contienen inhibidores de la germinación que evitan que una semilla germine dentro de la fruta. Dichos inhibidores deben ser eliminados antes que la semilla germine. Así que al mojar las semillas, este proceso de acelera.

Cómo se remojan las semillas

En ciertos métodos, se sustituye el agua de remojo por soluciones ligeramente ácidas como café débil o té. Pero dichas soluciones no son necesarias, ya que el agua funciona muy bien.

  1. Para ello toma un tazón chico y llénalo de agua de grifo, tan caliente como sea posible.
  2. Una vez que el recipiente este lleno de agua caliente, coloca las semillas dentro de él y luego deja que las semillas permanezcan en el agua mientras se enfría.
  3. Recuerda que si se remoja demasiado la semilla se ahogará. Por tanto, solo es necesario remojar las semillas durante 12 a 24 horas y no más de 48 horas.
  4. Algunas semillas pueden sobrevivir a remojos prolongados, pero solo se debe hacer con instrucciones específicas.

Así que ahora que ya sabes el por qué de su remojo, toma decisiones o consulta con expertos para que puedas tener plantaciones exitosas.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta