El temor a pincharse con las púas afiladas es suficiente para que la mayoría de las personas se abstenga de tocar un cactus, por ello, suelen ser dejados durante muchos años en la misma maceta hasta que empiezan a declinar debido a la falta de nutrientes. Tarde o temprano, tendrás que replantar un cactus para que este se desarrolle adecuadamente. Si sigues estas instrucciones, la experiencia será inocua.

Replantar un cactus

Quizás también te pueda interesar: Conoce al Notocactus, un cactus que presenta forma de columna

¿Cuándo replantar un cactus?

Las plantas jóvenes que has cultivado a partir de semillas o a través de esquejes, crecerán cada año rápidamente y tendrán que ser cambiadas a un recipiente un poco más grande. En su hábitat natural, un cactus del desierto se verá obligado a extender su sistema de raíces lo más que pueda para aprovechar la humedad que les suministre la tierra.

Un cactus de 15 cm puede tener raíces que se extiendan a lo largo de 1 m². Cuando se ven limitados a una maceta pequeña, estos vegetales tienden a desbordar el tiesto. Muchos cactus del desierto no exceden los 60 cm de alto por 15 cm de ancho y algunos tendrán un tamaño de recipiente máximo de 20 cm. Pero otros continuarán creciendo y precisarán macetas más grandes.

Por otra parte, los cactus del bosque no poseen sistemas de raíces extensos y seguramente no superarán la capacidad de una maceta de 25 cm de diámetro. Abona la planta retirándole la capa superficial y sustitúyela con tierra nueva. El mejor momento para realizar un cambio de maceta es a inicios de la primavera.

Compost

Los cactus precisarán una mezcla porosa para conservar su textura abierta y con buen drenaje a través del riego repetido. De otra manera, las raíces empezarán a pudrirse. Utiliza un compost especial para cactus.

Replantar un cactus paso a paso

Replantar un cactus

  • Usa macetas de plástico o arcilla, siempre que estén limpias. Recuerda que las plantas que se desarrollan bien en macetas plásticas, precisarán menos riego.
  • Riega el compost y deja que drene durante algunas horas. Colócate guantes o un periódico enrollado para manipular el cactus. Tómalo y retíralo de su maceta.
  • Ten la nueva maceta lista; rellénala con una capa de material de drenaje y pon una capa de compost especial para cactus en la parte superior. Retira cualquier segmento de tierra que se encuentre suelto o esté quebradizo y sitúa la masa de raíces en el centro de la maceta más grande.
  • Vierte el compost a los lados y sobre la masa de raíces y golpea muy bien la maceta para que la planta se establezca.

Te recomendamos leer: Cuidados de la Pereskia, un cactus con atractivas flores

¿Qué te ha parecido este post sobre cómo replantar un cactus? Deja tus comentarios.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta