La guayaba es una baya con forma redonda, oblonga o piriforme. De cáliz persistente en el ápice. La piel es de un tono amarillo y puede ser cerosa o lisa. El color de la pulpa va a depender de la variedad, pudiendo ser de color amarillo, blanco, rojo o rosa. Siendo una fruta con un gran número de semillas.

Cultivo guayaba

Quizás también te pueda interesar: Causas por las que el árbol no da fruto

Requerimientos para el cultivo de la guayaba

Temperatura: la temperatura ideal para el desarrollo del guayabo oscila en torno a los 23-30˚C. La guayaba tiene una amplia adaptación en lo que respecta a la temperatura, no obstante que no se desarrolla como debe ser si las temperaturas en el verano son inferiores a los 16˚C, ya que puede ser perjudicial. 

Humedad: el rango de humedad relativa debe oscilar entre el 37 y 96%. Un exceso de humedad durante la etapa de maduración puede llegar a provocar la pudrición de los mismos.

Luz: la guayaba requiere para su crecimiento la exposición de radiación solar de manera directa.

Sustratos: la guayaba se adapta a una amplia gama de suelos. Pero el mejor para desarrollarse, es en suelos húmedos, ricos en materia orgánica, profundos y con una amplia capacidad de drenaje. Lo que se debe evitar son los suelos con un pH de 4,5 a 8,2.

Riego: el riego debe ser por goteo, ya que resulta básico para una muy buena producción.

Propagación: la propagación del guayabo es de forma sexual y asexual. La sexual tiene como inconveniente la alta variabilidad de la descendencia y una tardía entrada de producción. En cambio, la propagación asexual se hace por medio de varios métodos (propagación por estacas, propagación por acodo aéreo y propagación por injerto).

Guayaba

Poda: Esta tarea es fundamental, ya que la producción tiene lugar en los brotes nuevos. Existen varios tipos como poda de producción, poda de saneamiento, poda de formación y despunte de ramas.

Polinización: la fertilización de la guayaba puede variar en función al desarrollo de la planta. Así que es recomendable realizar un análisis de suelo para corregir deficiencias o excesos nutricionales.

Plagas: dentro de las plagas, se encuentra la mosca de la guayaba, la cual es la más perjudicial. Las hembras actúan perforando el fruto para ovopositar, como consecuencia las larvas se alimentan de la pulpa, dando lugar a zonas necróticas. Aunque también existen otras plagas como gallina ciega, picudo de la guayaba, pulgones y ácaros.

Enfermedades: mientras que las enfermedades que hacen susceptible a este fruto es la enfermedad de la costra y antracnosis.

Cosecha: por lo regular, hay dos épocas de recolección, una a finales del verano y principios del otoño y la otra a finales del invierno y principios de la primavera.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta