Rhamnus alaternus también conocido como Aladierno, Alaterno, Aladierna, Ladierna o Espino cerval. Pertenece a la familia de las Rhamnáceas, del género Rhammus, el cual está integrado por 100 especies de arbustos caducifolios y perennes. Siendo originario de la región mediterránea.

Rhamnus alaternus arbusto

Quizás también te pueda interesar: Stachys bizantina, planta ideal para utilizar en arriates

Características del Rhamnus alaternus

Arbusto espinoso o árbol perennifolio y dioico. Suele alcanzar una altura de entre los 2 y los 8 m, dependiendo la cantidad de agua con la que disponga. Las hojas son alternas, coriáceas, lanceoladas a ovadas, de un tamaño de 2 a 6 cm, de color verde. Las flores brotan en la primavera y se agrupan en cortos racimos densos. Mientras que los frutos son bayas de color negro que miden de 4 a 6 mm y cuyo interior se encuentran de 2 a 4 semillas oscuras.

Cuidados del Rhamnus alaternus

Rhamnus alaternus

Esta especie requiere de estar a peno sol o en semisombra. Incluso puede estar donde sea, ya que sus raíces no son invasivas. Aunque lo recomendable es plantarlo a una distancia de al menos 2 m de paredes o plantas para que se desarrolle correctamente.

El suelo deberá ser permeable con cierta capacidad de retener el agua.

En cuanto al riego deberá ser unas 2 a 3 veces en el verano y menos el resto del año. En caso de tenerla en el jardín deberá ser a partir del segundo año.

El abono será a principios de la primavera y hasta finales del otoño, ya sea con un abono orgánico como el estiércol, el guano, las bolsas de té, las cáscaras de huevo o del plátano o los vegetales pasados. Solo habría que tener en cuenta que si se va a hacer en maceta es mejor con abonos líquidos.

El mejor momento para pasar esta planta a un jardín  o cambiarla de maceta es cada dos años en la primavera.

Es una especie muy resistente a las plagas, quizás la cochinilla sea la única que pudiera dañarla. Así que para ello, solo se tendría que quitar con un algodón previamente empapado de alcohol.

Se puede llegar a multiplicar por medio de esquejes. La forma más fácil es cortar un esqueje en la primavera de unos 40 cm. Después impregnar la base con hormas de enraizamiento. Plantar en una maceta con vermiculita y finalmente regar. Otra forma es por medio de semillas. Para ello habría que estratificar en la nevera durante 3 meses a comienzos del invierno. Rellenar un recipiente con vermiculita, colocar las semillas y regar. Espolvorear cobre o azufre sobre la superficie para evitar la aparición de hongos. Transcurrido el tiempo, sembrar en una maceta con sustrato de cultivo universal. Al cabo de unos 2 meses podrán germinar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí