Rhododendron ponticum también conocido como Ojaranzo, Revientamulas o Rododendro, pertenece al género Rhododendron, del cual se encuentran las Azaleas. Es de la familia de la Ericaceae y es oriundo de China Occidental.

Rhododendron ponticum planta

Quizás también te puede interesar: Clematis Tie Dye, arbusto cuyas flores son de una belleza imcomparable

Características del Rhododendron ponticum

Arbusto perennifolio de crecimiento lento, de una altura de entre 1 a 3 m. Las flores son de una gran belleza y forman ramilletes coloridos, de tonos rosa, rojo, blanco o lila. Florece en la primavera.

Cuidados del Rhododendron ponticum

Rhododendron ponticum

Es una planta que debe estar a la sombra y en un lugar fresco. Así que lo recomendable es evitar que le de el sol de forma directa, tan solo requiere 5 horas de luz diarias. Pese a que pudiera soportar un poco de frío y calor, el que sea muy excesivo podría acabar con ella.

Le favorecen las temperaturas bajas hasta los 0˚C, pero es mejor protegerla de las heladas. Para ello es necesario que al llegar el invierno se rellene de tierra alrededor de la planta y se cubra la corteza.

En cuanto a la tierra debe ser abundante, abonada y con una parte de tierra ácida. Así que para poder acidificar el suelo se debe usar turba rubia, azufre, sulfato de hierro, etcétera. No tolera los terrenos arcillosos.

Es una especie que se puede cultivar mejor en el suelo, ya que para un tiesto o maceta debe ser muy grande.

El riego debe ser abundante en tiempo de calor. Ahora que si es muy fuerte el sol, se puede pulverizar por encima de las hojas. No regar con agua dura o alcalina, lo mejor es con agua de lluvia.

No requiere de poda, únicamente un corte para darle forma. Además, es conveniente que se retiren aquellos botones florales que se marchitan para poder garantizar una floración abundante en la siguiente temporada.

El abono debe ser especial para azalea, rododendros y camelias. Incluso debe ser rico en nitrógeno combinado a partes iguales de potasio y fósforo enriquecido de fierro.

Se puede multiplicar por semillas, acodos, estacas o injertos.

En lo que respecta a la enfermedades es susceptible a la lepra, el moho gris, la roya, la podredumbre de raíces y las manchas en la hojas. Mientras que la plagas que pueden atacarla es la falsa chinche, la polilla minadora de las hojas, la cochinilla, la acariosis y el pulgón.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta