La Rosa de Siria es un arbusto de follaje caduco originario de India y China, que puede llegar a medir hasta 2,5 m de altura. Generalmente, se reduce con podas y su floración es estival.

Rosa de Siria

Te recomendamos leer: Cuidados y cultivo de la Pyrostegia venusta (Bignonia)

Cuenta con un tallo arborescente, ramificado y pubescente; con hojas de hasta 8 cm de largo con los bordes dentados y flores axilares, simples o dobles y abundantes con una amplia gama de colores: rosado, blanco, violeta, rojo, lila, etcétera.

Cuidados de la Rosa de Siria

La Rosa de Siria prospera en un suelo profundo, fértil compacto, ligeramente ácido; no les favorece un terreno arenoso y seco. Se cultiva muy bien en recipientes amplios con 30 cm de profundidad o más con buen drenaje y un sustrato compuesto por turba, resaca de río y tierra negra en partes iguales.

Su floración incrementa con la incorporación de 200 g de harina de huesos a principios de la primavera y 10 g fertilizante compuesto al aparecer los primeros botones florales. Los abonos foliales deben pulverizarse cada 25 días a principios de la primavera.

Durante el invierno queda desprovista de follaje, aunque puede tolerar un descenso de la temperatura de hasta -8 °C. Resiste muy bien el calor del verano si el suelo dispone de la suficiente humedad.

La Rosa de Siria se beneficia con riegos moderados cada cuatro días durante el período de crecimiento y floración, evitando el encharcamiento; se suspenderá en el otoño cuando empiece a perder las hojas. Esta hermosa planta crece a pleno sol o en sitios ligeramente sombreados, recibiendo varias horas de sol durante la mañana.

Cultivo de la Rosa de Siria

La Rosa de Siria deberá plantarse sin el cepellón durante el invierno podando las raíces dañadas previamente. Durante el período de brotación solamente se efectuará con el cepellón intacto. El sitio elegido debe prepararse con anticipación incorporando mantillo o resaca de río para lograr un suelo suelto, removiendo hasta 25 cm de profundidad.

Ubica la Hibiscis syriacus separada de otras especies y distanciada a más o un metro de los muros. Las flores dobles no se abren fácilmente en verano muy húmedos. Recuerda que la Rosa de Siria necesita una poda intensa en la que deberás acortar los tallos de la temporada anterior en el otoño dejando tres yemas en cada rama.

¿Qué te ha parecido esta información sobre la Rosa de Siria? Deja tus comentarios.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta