Como cultivar rosas en el interior de nuestra casa.

Muchas son las plantas que podremos disfrutar en el interior de nuestra casa con objetivos ornamentales pero pocas son las que realmente marcan un diferencial importante, las rosas sin lugar a la menor duda son una especie altamente codiciada por los amantes de la jardinería y el poseer un hermoso rosal parece todo un reto incluso para los expertos.

Enmarcados en esta temática detallemos el proceso de implementar un rosal dentro de nuestra casa, para que no solo la belleza de sus flores nos deleite sino el increíble aroma que desprenden inunde nuestros espacios colmándolos de vida.

Para tener éxito en esta tarea deberemos respetar los siguientes pasos, en primer lugar existen gran variedad de especies de rosales, algunas mas aptas que otras, en el caso del interior deberemos optar por los rosales pitimini, o rosales mini.
Estos son rosales que se vende normalmente en los viveros para regalar, con sus capullos de flor semiabiertos o a punto de abrir. Son rosales que se han cultivado siempre bajo plastico o en invernadero con condiciones climaticas controladas, pocos somos los que nos resistimos a no dejarlos en el salón de nuestra casa o a disfrutar de ellos al menos mientras le dura la floración.

Todos sabemos que el rosal necesita sol y aire para que no le coman los depredadores, tanto enfermedades hongos, etc como todo tipo de plagas, por lo que sabiendo lo que va a pasar es recomendable no utilizarlos mucho tiempo en el interior, no obstante siempre podemos intentar alargar la floración y disfrutar de el con unos pequeños consejos.

Disponer de esta especie en una maceta mediana, donde mezclaremos un compuesto de turba, arena y tierra negra en partes iguales, es necesario destacar que nuestra maceta debe poseer un drenaje adecuado.

Tequila%20david01

En una bandeja aplica una capa de grava, para posteriormente colocar nuestra maceta encima, el secreto fundamental del cultivo de rosas en el interior es mantener la humedad constante y una apropiada temperatura.

El lugar propicio para que nuestro rosal comience a florecer es donde el mismo recibe luz solar durante gran parte del día pero no de forma directa, y este cuidado adecuadamente de las corrientes de aire que puedan atentar contra su desarrollo.

Mantén la humedad regando adecuadamente su rosal y manteniendo adecuadamente hidratadas sus hojas con un pulverizador, es importante destacar que las flores no se podrán mojar.

A medida que las flores comiencen a marchitarse retírelas cuidadosamente evitando dañar las yemas de su rosal.

Otra característica fundamental de los rosales, es respetar su etapa de reposo, culminada su floración trasládalo a un lugar fresco pero no frió, y protegida adecuadamente de las corrientes de aire y las heladas.

Por Pablo Morales
para Garden Center Ejea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí