Sauromatum venosum, también conocida como Lirio de Voodoo, Lirio del vudú, Monarca del este, Calla roja, Arum Cornutum. Pertenece a la familia Araceae. Es originaria de Asia, específicamente de la India.

Sauromatum venosum planta

Quizás también te puede interesar: Ipheion uniflorum, bulbosa de flores estrelladas

Características de la Sauromatum venosum

Sauromatum venosum hoja

Planta bulbosa, de porte erecto y crecimiento rápido. Provista de un corno en la base. Puede alcanzar 1 m de altura aproximadamente. La hoja es una sola, en forma de paraguas, con un peciolo largo y ancho, cubierto de manchas oscuras que aparece tras la floración. La flor tiene una espata amarillenta-marronada, moteada, que envuelve parcialmente a un largo espádice. Durante los primeros días emite un olor desagradable que atrae a las moscas y otros insectos carroñeros para que puedan efectuar la polinización.

Cuidados de la Sauromatum venosum

Sauromatum venosum no siempre es verde, durante la primavera toma una coloración violeta. Los ejemplares adultos son de la talla mediana.

Requiere de una posición semisoleada, en la que pueda gozar de la luz directa del sol durante unas cuantas horas.

Se puede cultivar en el jardín, o bien, en una maceta (de dimensiones idóneas), la cual deberá sacarse en la primavera (siempre y cuando las temperaturas sean moderadas). El terreno debe ser ligero, blando, rico en humus y bien drenado. En cuanto al período de descanso vegetativo (en el otoño), es posible guardar los bulbos, previamente limpios y secos en un lugar fresco, seco y oscuro.

El riego debe ser cuando el sustrato este bien seco. Siendo de uno a dos vasos de agua por un período de 12 semanas o menos si el clima es muy lluvioso.

Sauromatum venosum

Para evitar que el bulbo o tubérculo se marchite, es preciso no realizar un riego excesivo para que no se encuentre el terreno mojado por mucho tiempo.

Se multiplica por medio de semillas o por múltiples vástagos que dan origen a nuevas plantas.

Si el clima es de un elevado salto térmico, puede favorecer el desarrollo de enfermedades causadas por hongos. Para ello debe tratarse de manera preventiva con un hongocida sistémico, empleándolo antes que las flores engrosen. Mientras que a principios del invierno se recomienda un tratamiento insecticida de amplio espectro para ayudar a prevenir el ataque se cochinillas y áfidos.

Así que unos cuantos cuidados bastará para tener esta imponente flor que dará un espectáculo al jardín ¿Te animas?

Imágenes cortesía de: Leo Klemm, Plants In The Path, Leo Klemm

No hay comentarios

Dejar una respuesta