El Schizocentron es una hermosa planta rastrera, muy similar a la vid, perfecta para una cesta colgante, dado que forma matas densas de follaje verde rematadas por flores de color púrpura en primavera y verano. Es el único miembro de este inusual grupo de plantas rastreras o colgantes, cuyo origen es centroamericano.

Schizocentron

Quizás también te pueda interesar: Rechsteineria, una planta atractiva por sus brillantes flores

Se trata de una planta que requiere muy pocos cuidados y es muy fácil de mantener en flor. Sus tiernos tallos rojizos desarrollan raíces en los nudos y estos apenas tienen contacto con la tierra, formando una mata densa de hojas pequeñas y oscuras. En una cesta colgante, los tallos puede llegar a caer unos 30-60 cm, ramificándose con frecuencia; en primavera o verano surgen las florecillas.

Cuidados en primavera y verano

Cultiva al Schizocentron en partes iguales de tierra negra, turba, arena gruesa y mantillo. Trasplanta en primavera, a un recipiente una medida mayor, pero solamente cuando haya llenado la maceta. Plántala definitivamente en una maceta de 15 cm de diámetro y cambia cada año la capa superior de compost, sustituyéndola por tierra nueva. Asegúrate de que el recipiente posea en la base una capa de material de drenaje.

Esta planta prosperará en temperaturas bastante bajas, siendo la ideal entre los 13 y 18 °C; si fueran superiores, rocíala regularmente con agua para aumentar la humedad. Proporciónale luz abundante filtrada, pero evita el sol directo. En primavera y verano riégala abundantemente y agrega un fertilizante líquido al agua cada dos semanas.

Cuidados del Schizocentron en otoño e invierno

Mantén tu planta a una temperatura de entre 7 y 13 °C durante el invierno. Prosperará muy bien en un lugar iluminado, pero directamente expuesto al sol. Riégala apenas y deja que la superficie del compost se seque antes del próximo riego.

Propagación

Propaga fácilmente el Schizocentron a través de esquejes. Toma esquejes de 13 cm de largo en primavera, cortando justo debajo del nudo de una hoja y retirándole el par de hojas inferiores. Plántalos en partes iguales de arena gruesa y turba y mantenlos húmedos en la sombra, a una temperatura de 16 °C y en un propagador o envueltos en una bolsa plástica.

El enraizamiento se llevará a cabo a las tres semanas siguientes; empieza a regarla, agregando un fertilizante líquido al agua cada dos semanas. Finalmente, tres meses después del comienzo del proceso de propagación, tendrás que plantar los esquejes en el compost habitual y tratarlos como plantas maduras.

Imagen cortesía de taibif, todos los derechos reservados.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta