Sembrar con los peques de la casa

Cada vez más vivimos en núcleos urbanos en los que ver una pizca de naturaleza es complicado, de ahí que los niños tengan poca conciencia de cómo funciona y qué proporciona.

Pero… ¡Hay solución para todo! Y es que si queremos que los más peques conozcan un poco más de cerca la naturaleza, una gran actividad puede ser la siembra con niños.

sembrar-con-los-ninos-gardencenterejea-893745(1)

¿Por qué sembrar con los peques?

Como bien decíamos, la naturaleza no siempre está al alcance de las personas más urbanitas, y menos aún de los más peques. Y es una pena que no sepan de dónde salen las verduras o frutas que comen… ¿No os parece?
Por ello, comenzar a enseñarles el mundo que nos rodea yendo a comprar unas semillas, plantas y flores con ellos puede ser una de las mejores maneras de abrirles los ojos a un mundo nuevo, ¡al mundo de la naturaleza!
Y es que sembrar con niños también puede ser una fantástica actividad en familia, a través de la cual crear unos lazos afectivos mucho más fuertes, así como conocernos mejor. ¿Y qué padre no quiere eso? Además, es un aprendizaje que les servirá para el resto de sus vidas. Un aprendizaje ecológico y sanísimo que puede incluso cambiar sus vidas y su salud.

Beneficios de sembrar con los peques

Además de lo comentado hasta ahora, hay otros beneficios que se pueden extraer de esta actividad en familia. ¡Os los contamos!

•    La siembra en casa puede servirnos a todos, tanto a adultos como a peques, para conocer los ciclos de vida de las frutas, verduras, flores, hortalizas… Algo de lo que hoy en día es difícil ser consciente, ¡y es una pena!
•    Nos permite comer de manera mucho más sana, pues es obvio que el cultivo lo haremos naturalmente. Por lo que además enseñamos a los peques a comer de una forma sostenible, ecológica y sana. ¿No os parece súper interesante?
•    Mejora el autoestima de quienes los practican… ¿Por qué? Es tan simple como que nos volvemos autosuficientes. Y descubrir que somos capaces de crear vida con nuestras propias manos y trabajo en equipo… ¡Nos hace crecer, querernos más y querer más lo que nos rodea!
•    Y lo que es aún mejor… ¡Les apetecerá más probar verduras y frutas! Pues habrán visto cómo pasan de ser una semilla a un alimento gracias a su esfuerzo. ¡Y eso anima a cualquiera!


¿Te animas ya a sembrar con los peques?

Compartir

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta