El hacer semilleros es una de las tareas básicas para muchos cultivos de la huerta. Así que sería importante adentrarnos más sobre el tema para saber cómo hacer semilleros biodegradables para agilizar el proceso y tener brotes en poco tiempo.

Semilleros biodegradables

Quizás también te pueda interesar: Plantas que podrían sembrar los peques del hogar

Semillero biodegradable

Los semilleros van a permitir tenerlos en el interior, en una ventana o dentro de la casa. Así que sigue el paso a paso para hacer un semillero biodegradable. 

Macetas de sección circular: son de mayor tamaño. Así que se recomienda esta opción si es que van a producir plantas de un tamaño pequeño y en pocas cantidades.

Macetas de sección cuadrada: vienen de varias unidades juntas y presentan tamaños reducidos, las cuales son ideales para hacer bastante plantel.

Incluso hay a la venta una macetas con una pastilla de turba incorporada, o bien, macetitas solas a las que hay que añadir un buen sustrato para semilleros.

Semilleros biodegradables con sustrato

Los semilleros biodegradables que tiene la maceta únicamente, es preciso añadir un sustrato la poder realizar la labor.

Es básico elegir un buen sustrato para semilleros, ya que la semilla precisa germinar y adquirir los nutrientes necesarios. Un buen sustrato para semilleros es aquel que tiene fibra de coco o turba y una poción de humus de lombriz para aportarle los nutrientes y microorganismos benéficos. Así como un poco de vermiculita o perlita para poder ayudar a retener el agua.

Con el sustrato ya elegido, se procede a rellenar las macetitas y hacer un poco de presión con los dedos. Enseguida hacer un agujero pequeño al centro para agregar las semillas (3 o 4). Tapar y listo. Ten en cuenta que es necesario mantener siempre los semilleros húmedos en un lugar con mucha luz.

Semilleros biodegradables con pastilla de turba

Las macetas que vienen con pastillas de turba son muy prácticas. Para ello hay que agregar agua a la pastilla (sin sacarla de la maceta). Esperar unos segundos para que se hidrate. Después incorporar 3 o 4 semillas al semillero y hundir ligeramente la pasilla. Ya solo queda mantener los semilleros húmedos y en un lugar con luz natural.

Sea cual sea el caso, ya solo queda que al transcurrir unas semanas y el aspecto de la planta vaya cambiando se puede trasplantar la maceta y quedar expuesta al aire libre para una nueva etapa de crecimiento ¿Qué te parece?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta