La Sisyrinchium es una planta perenne de forma de mata o maciza; algunas son siempre verdes y otras de hoja caduca; todas ellas originarias de América. Se consigue una amplia variedad de plantas de este género; desde enanas hasta especies de largas espigas de flores que pueden llegar a medir unos 60 cm de alto.

sisyrinchium

Quizás también te puede interesar: Increíble floración de la Disphyma crassiofolium

Todas cuentan con hojas estrechas y alargadas, que crecen desde una masa de raíces fibrosas o rizomatosas, y flores pequeñas y coloridas de una amplia gama de colores, desde blancas hasta moradas. Aunque las flores bien poco tiempo, la planta producirá muchas durante varias semanas.

La Sisyrinchium angustifolium es una de las especies más populares, con penachos abiertos de hojas selectas y piernas, y flores pequeñas de color violeta con un ojo amarillo, que crecen sobre tallos largos durante el verano. Las Sisyrinchium son muy fáciles de cultivar y, por lo general, son resistentes.

Cuidados de la Sisyrinchium en primavera y verano

Las plantas de la Sisyrinchium prosperan en un compost con base de arena y turba (una medida de arena por cada cuatro medidas de compost). Trasplántalas en primavera excepto las especies Sisyrinchium douglasii y Sisyrinchium pringlei, que se deben trasplantar en septiembre.

Un recipiente de 13 cm de diámetro servirá para que la planta crezca dos o tres años, luego de los cuales será aconsejable dividirla y plantarla por separado. Realiza abono de superficie los años en que no trasplantes a la Sisyrinchium, sustituyendo la capa superior de tierra por compost nuevo.

El drenaje es fundamental, así que busca un recipiente que posea una buena capa de piedrecillas en la base. Mantén tu planta en un sitio bien iluminado, aunque no será necesario que esté a pleno sol, y protegido del viento. Durante la temporada de crecimiento, mantenla bien regada y agrega un fertilizante líquido al agua cada 21 días, aplicando la mitad de la cantidad aconsejada.

Cuidados de la Sisyrinchium en otoño e invierno

Las semillas de la Sisyrinchium madurarán a principios del otoño y pueden recogerse para la propagación antes de cortar los tallos y flores y hojas marchitas. La mayoría de las plantas podrán soportar temperaturas bajas, pero se aconseja darle calor y protección. Como protección adicional, deberás cubrir el compost ligeramente húmedo, solo lo suficiente como para evitar que se seque por completo.

Propagación

Siembra las semillas en invierno y en primavera, haciendo uso de un compost especial. Mantenlas húmedas y en la sombra, alrededor de 7 o 10 °C, aumentando la cantidad de luz cuando hayan germinado. Cuando las plántulas posean unos 5 cm de altura y puedan manipularse sin peligro, plántalas individualmente en macetas de 8 cm de diámetro con el compost habitual y trátalas como si fueran plantas maduras.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta