La floración de la Spiraea es una de las más abundantes y deslumbradoras

La Spiraea es un género compuesto por más de 100 especies distintas de arbustos de crecimiento rápido, que cuentan con una merecida reputación, ya que son muy fáciles de cultivar y tienen una abundante floración. Se trata de arbustos de hojas alternas, caducas, simples o compuestas, dentadas o lobuladas, rara vez enteras y sin estípulas, por lo general.
spiraea
Quizás también te pueda interesar: Unos cuantos pasos para iniciar el cultivo en el hogar
Las flores son hermafroditas y en ocasiones polígamas. Se encuentran formadas por cinco sépalos y cinco pétalos con entre 15 y 60 estambres. El fruto de la Espirea es un folículo y, en raras ocasiones, un aquenio. Las flores se agrupan tanto en corimbos como en umbellas, y la formación, de acuerdo la especie, puede tener lugar en primavera o verano.
Las especies de floración primaveral suelen florecer casi siempre en color blanco, mientras que las de floración estival lo hacen en rosa o rojo. Las de tipo herbáceo se usan para la confección de bordes y macizos, mientras que las arbustivas se utilizan para la formación de setos floridos.

Cuidados culturales de la Spiraea

La Spiraea es un arbusto rústico, que prefiere terrenos fértiles y profundos y una orientación soleada. No obstante, es preciso señalar que existen diferencias notables entre las especies, ya que algunas prefieren los suelos secos y calcáreos, y otras los terrenos húmedos, ácidos y en la semisombra.
Las especies de floración primaveral se deben podar después de la misma, cortando los tallos floríferos y los muy viejos; las especies de floración estival deberán podarse a finales del invierno, dejando la planta a ras de suelo a unos 5-10 cm. Para la formación de setos floridos, las plantas deben mantener una separación de entre 40 a 60 cm.

Propagación de la Spiraea

espirea
Si bien se pueden seguir diversos sistemas para la reproducción de las Espireas, como la separación de hijuelos, esquejes, semillas y matas, la utilización de un método u otro viene dada por la especie a reproducir.
Por ejemplo, la Spiraea filipendula debe reproducirse mediante semillas, sembradas en primavera. La propagación a través de esquejes posee su lugar en verano, y se obtiene de tallos laterales de 8-10 cm de longitud, introduciéndolos en arena. También se pueden propagar mediante esquejes leñosos obtenidos en octubre de 25 a 30 cm de largo, que se plantan directamente en el vivero.
¿Qué te ha parecido este post sobre los cuidados culturales y la propagación de la Spiraea?

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados