Stevia o estevia es una planta de la especie Stevia rebaudiana. Es muy apreciada por el poder edulcorante de sus hojas con un bajo porcentaje calórico. Por lo que convendría saber todo sobre su cultivo para tenerla siempre en casa.

Stevia planta

Quizás también te pueda interesar: Cómo hacer crecer la albahaca por esquejes

Cultivo de la Stevia

Sustrato: la stevia es capaz de adaptarse a varios suelos, incluyendo aquellos pobres. Sin embargo, prospera mejor en los que tienen un sustrato rico, margoro y bien drenado.

Fertilizante: en cuanto al fertilizante debe ser de forma regular, sobre todo dos semanas antes de la cosecha para que pueda maximizar los niveles edulcorantes. Pero es preciso tener cuidado de no emplear fertilizante nitrogenado, ya que va producir hojas grandes pero con un poder endulzante muy pobre. Más bien, lo ideal es un abono orgánico de liberación lenta como fertilizante compuesto, extractos de algas o estiércol líquido de ortiga.

Riego: la stevia es una planta tropical que requiere un sustrato húmedo y bien drenado. El exceso de agua puede causar graves daños así como la sequía. Si la planta se ubica en un tiesto, se debe asegurar brindarle un riego regular. Mientras que en el suelo deberá tener un acolchado en la base de la planta para poder limitar la sequedad de la tierra.

Ubicación: la planta soporta temperaturas levemente bajas, por lo que puede ubicarse al aire libre en el verano. Pero en el invierno, lo mejor es mantenerla lejos de las heladas (si es que las temperaturas caen por debajo de los -5˚C).

Stevia

Multiplicación: la planta se propaga por medio de semillas, acodos o esquejes. La siembra debe ser aleatoria. La semilla debe conservar su germinación durante unos meses. Una vez alcanzada la etapa de la plántula se debe considerar una pérdida de un 10%. Los esquejes dan mejor resultado hasta de un 90% de éxito.

Poda: al llegar el frío, tanto las hojas como los tallos se secan por completo, así que es el momento idóneo para podarlos. Evita dejar heridas que puedan poner en riesgo y, con ello, una posible contaminación por hongos.

Cosecha: para la cosecha se debe recoger las hojas de stevia y comerlas frescas. También se puede hacer una cosecha anual al final del verano. Para ese caso se debe secar las hojas al sol y posteriormente reducirlas a polvo, tamizarlas (para quitar restos de nervaduras). Al final almacenar en recipientes de cierre hermético.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta